Perlas y margaritas

En este espacio comparto palabras relacionadas con temas que considero esenciales, de primera importancia para mí y la sociedad.

#Imagina

A propósito del Día Internacional de los Trabajadores, de la actual campaña de sensibilización del Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP), y de la célebre canción de John Lennon que nos invita a vislumbrar un mundo distinto, pleno en libertad y diversidad, hoy te quiero proponer que imaginemos juntos.

Imagina que en nuestro país los trabajadores y trabajadoras puedan organizarse para definir y defender sus intereses comunes, sin que se les expulse de las empresas, los condenen al aislamiento o los maltraten de modo sistemático por ejercer este derecho a la sindicalización. ¿Te imaginas sindicatos fuertes, coherentes y representativos discutiendo  con sus empresas todo lo concerniente al salario, las condiciones laborales, la distribución de las ganancias, los planes de vacaciones…?

Vamos, imagina que la “calidad de vida” de la población empleada en el sector privado mejora a un ritmo parecido al de la renta empresarial.

¿Te imaginas sindicatos fuertes, coherentes y representativos discutiendo  con sus empresas todo lo concerniente al salario, las condiciones laborales, la distribución de las ganancias, los planes de vacaciones…?

Imagina un sistema donde el salario mínimo real represente, por lo menos, la mitad del costo de la canasta básica. De igual modo podríamos imaginar que el poder adquisitivo de ese salario mínimo tiende al crecimiento, y no a la reducción, como ocurre en República Dominicana desde 1968, según una revisión histórica hecha por el  economista Pavel Isa Contreras.

En el mismo ejercicio de idealización, imagina grandes patronos dominicanos pagando las horas extras con la misma precisión con que pagan el salario mensual: ni un peso más… pero, tampoco, ni un peso menos.

Imagina cadenas de tiendas por departamentos que, además de crecer como la verdolaga por el territorio nacional, a sus jóvenes empacadores les pagan un salario decente, y no los dejan a merced de las propinas, cual mendigos de una esquina cualquiera. 

¿Y si a los nuevos técnicos y profesionales, así como a las mujeres, siempre se les paga por su trabajo y sus resultados, y no por su edad, o su género? Sería interesante, ¿no?

Imagina una cúpula empresarial que rechaza todo tipo de asociación con la delincuencia política de los tres grandes partidos del sistema electoral dominicano.

Además, imagina que en la producción agropecuaria, la construcción y el turismo los empresarios nacionalistas y patriotas dejan de contratar mano de obra de inmigrantes haitianos indocumentados, para dar inicio a contratos formales, y dignos. ¿Te imaginas esas grandes torres, elevados y túneles de Santo Domingo  construidas por obreros contratados sin violar ninguna ley?

No sé tú, pero el escenario social que yo vislumbro es un escenario de trabajadores  motivados, seguros de que después de entregar sus energías, capacidades y tiempo a la empresa conseguirán una retribución justa.

Si agudizamos la capacidad de abstracción, e imaginamos un poco más allá del ámbito estrictamente laboral, el panorama se pone mejor.

Por ejemplo, imagina una cúpula empresarial que rechaza todo tipo de asociación con la delincuencia política de los tres grandes partidos del sistema electoral dominicano; que no financia a dirigentes políticos corruptos y corruptores, ni les regala edificios para fundaciones levantadas a través del lavado de dinero público.  

¿Te imaginas al CONEP reclamando sanción para los empresarios que evaden impuestos en contubernio con el Gobierno?, ¿o condenando la relación mafiosa de familias empresariales con políticos ladrones?

Sería instructivo imaginara patronos críticos, y no socios, de multinacionales tipo Barrick Gold, instaladas en el país mediante contratos irregulares  y abusivos. ¿Imaginas una marcha o una rueda de prensa de empresarios y trabajadores contra la entrega al vapor del patrimonio público? Bueno, ya esa abstracción debe ser muy difícil para el hemisferio derecho de nuestro cerebro, responsable de las acciones creativas.

Antes de que se nos ocurran proyecciones más complejas e inalcanzables, imaginemos una República Dominicana donde los intereses de los empresarios, aunque vengan vestidos de cuentos de hadas como la campaña #Imagina, no aplasten nuestro deseo de que  el trabajo se convierta en sinónimo de bienestar  y dignidad.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.