Entre Usted y Yo


La conciencia de grupo vs. el pueblo habituado

Deben ser muchísimas más, pero hay tres razones que considero como las principales para que el pueblo dominicano se haya estacionado en la inopia, conviviendo con la indigencia como si no estuviera enterado de ella.

Los políticos -empleándose con tesón y tenacidad progresivos- lograron habituar al pueblo al robo y la corrupción en el gobierno. Nada es más difícil que romper un hábito, y si el mismo es dañino se torna peor. Nos hemos habituado a las redes sociales. Un hábito malo porque ahora es por ahí que canalizamos los desahogos y las protestas que tan efectivas fueron para detener los abusos del gobierno cuando tenían como escenario las calles. Los gobiernos corruptos y totalitarios sólo entienden el lenguaje de la calle. Y con nosotros está pasando que el encono colectivo se diluye en las redes. La gente se desahoga con par de comentarios por el internet y queda “redi” para recibir más presión del gobierno que sigue tranquilo en lo suyo. El gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD), devenido en mafia, fue formado con conciencia de grupo y al frente del mismo está la pareja de simbiontes (Leonel Fernández/Danilo Medina) que más provecho le ha sacado a las arcas nacionales.

Si el par de hábitos son funestos, la entronizada conciencia de grupo de la mafia gobernante es mortal por necesidad para el pueblo.

Es la conciencia de grupo la que le ha permitido a Danilo Medina dar continuidad con una tranquilidad pasmosa y apabullante al ejercicio psicopático del poder que encarnó Leonel. Nada, a Danilo sus compañeros le dan crédito como el ideólogo del PEME, las nominillas y otros tejemanejes facilitadores de la corrupción al más alto nivel que han conocido los dominicanos, así que está profundizando sus propias pautas.

Para desgracia del pueblo, las cosas no salieron como pensaba Bosch, quien hasta llegó a decir que en un gobierno del PLD ni un solo peledeísta se robaría un centavo.

Actuando ante un conglomerado anómico y en la inopia, una pandilla o mafia como la peledeísta, con sólida conciencia de grupo (el profesor Juan Bosch se esmeró para que la tuvieran) puede hacer y deshacer a su antojo sin rubor. Mediante la conciencia de grupo es que los militares masacran a un pueblo cuando le ordenan hacerlo.

Aclaro que el trabajo riguroso que hizo Bosch para crear el primer partido con real conciencia de grupo fue pensando en un fin diametralmente opuesto al coronado por su discipulado apóstata.

Pero recordemos que Bosch aplicó en el grupito que lo siguió cuando se fue del PRD lo básico que se aplica en los cuarteles para implantar la conciencia de grupo: quebrantamientos de la conciencia del ego y del pudor. Lo hizo mediante los círculos de estudios para hombres viejos, ejercitándolos como canillitas, riferos, pedigüeños, recolectores de basuras en sus mítines, poniéndolos a caminar por la ciudad largos trechos en fila india y a hablar y comportarse ante las cámaras con entonación y gestos uniformes, todo con el propósito de que sólo pensaran en “servir al partido…”, el reto del lema no lo menciono porque es letra muerta.

Para desgracia del pueblo, las cosas no salieron como pensaba Bosch, quien hasta llegó a decir que en un gobierno del PLD ni un solo peledeísta se robaría un centavo. Su gente lleva ya casi 14 años, 10 de ellos consecutivos, cargando con sumas astronómicas de las arcas nacionales. No conforme con eso, distribuyen una gruesa parte entre las cúpulas administrativas del PRSC, de un sinnúmero de grupúsculos y del propio PRD al que Bosch renunció en 1973.

¡Qué lejos han llegado Leonel y Danilo, uña y mugre, que se dan el lujo de poner a pensar a los incautos que entre ellos, jefes con funciones definidas hace años y con conciencia de grupo en la mafia morada, puede haber alguna diferencia que vaya más allá de la apariencia física y de que Danilo hunde la daga en el corazón del pueblo inerme con mayor eficiencia y menos aspaviento!

Por hoy me voy, que Dios le llene de bendiciones, y se apiade de la República Dominicana.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.