Educación Espejo

Estoy convencida de que la educación liberadora da con la verdad, la descubre y la comunica en todos los campos del conocimiento, hasta abrirle las puertas a la libertad, justicia, igualdad y equidad.

Llaman otros tiempos

Quienes firman la sentencia 0168/13 del Tribunal Constitucional, a decir:Milton Ray Guevara, juez presidente; Leyda Margarita Piña Medrano, jueza primera sustituta; Lino Vásquez Samuel, juez segundo sustituto; Hermógenes Acosta de los Santos, Justo Pedro Castellanos Khoury, Víctor Joaquín Castellanos Pizano, Jottin Cury David, Rafael Díaz Filpo, Víctor Gómez Bergés, Wilson S. Gómez Ramírez e  Idelfonso Reyes, nunca antes tuvieron mejor oportunidad que la encontrada en esta sentencia como escenario mediador de su condición humana xenofóbica y los sentires que de ella emanan, entre otros el odio y la ira; esta última que les incita, por el odio que les acompaña, a hacer mal a quien(es) odia(n). (Spinoza, Ética III, “Definiciones de los afectos”).

Es pertinente la ocasión para preguntarse hasta qué punto los jueces y la jueza firmantes de dicha sentencia son una vergüenza nacional e internacional que han desvelado su alquilada condición profesional y ¿por qué no pensar también en las de quienes les han apadrinado y les siguen apadrinando religiosa y políticamente? Llueven las declaraciones a ss favor.  Es así como han completado, sin sonrojo alguno, el striptease de su inexistente ética humana, profesional y emocional.

Urge desmenuzar los porqué de estas decisiones y es casi seguro que las respuestas nos abrirán las puertas a la contienda, a la rebelión, a la desobediencia civil.

Esta sentencia fascista, TC/0168/13, de desnacionalización,  ha provocado una interminable lista de  reacciones y acciones a emprender. A mí también se me ocurrió buscar mis ascendientes. Solo que decidí posponerlo pues ante tanta ira injustificada e injusta, mi indignación localiza otro orden de tareas. Pienso y estoy en la reafirmación de que el pueblo dominicano requiere otra disposición de vida con y desde otros y otras gobernantes, que no negocien nuestros 48 mil kilómetros cuadrados; que entiendan de una vez y para siempre que aquí cabemos todas y todos, con igualdad y equidad; que sepan bien que la educación, alimentación, salud, vivienda, vestimenta y diversión nos toca a todas y todos.

La TC 0168/13 está impregnada de nacionalismo hitleriano. ¿Se puede hablar de justicia cuando se actúa insanamente con la mira en el daño que provoca una sentencia?  Esta manera de actuar  podemos considerarla falta grave,  suficiente para que demandemos la destitución en el ejercicio de sus funciones de estos diez jueces y una jueza. (Art. 187, Requisitos y renovación)

Urge desmenuzar los porqué de estas decisiones y es casi seguro que las respuestas nos abrirán las puertas a la contienda, a la rebelión, a la desobediencia civil.

Es tiempo ya de que las grandes mayorías superemos todas esas inconductas sociales, económicas,  políticas y espirituales, también desde 1929, responsables de empobrecer a la sociedad dominicana hasta la miseria total. Es tiempo ya de llamar por sus nombres y condenar a los padrinos y las madrinas de estas barbaries, sean estos mediadores, príncipes, expresidentes,  desde sus mismos espacios y asumir otra militancia cultural, espiritual y política con mujeres y hombres decentes, de decoro, sabiduría, vergüenza y pudor.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.