Política es todo


Sin democracia política no hay nada

Parte de la sociedad dominicana vive en la ilusión de que los grandes déficits democráticos que padece el Estado dominicano no afectan sus vidas en términos sociales y económicos, como si menos democracia política no significara también menos democracia social y económica.

Dice Giovanni Sartori en Teoría de la democracia,  que si  el Estado no es una democracia hay escasa probabilidad, si existe alguna, de que sobreviva en esa sociedad la democracia social o la democracia económica.

En un Estado sin democracia política, las intervenciones sociales y políticas que se desarrollen y promuevan desde el Estado tenderán a garantizar la reproducción del poder, extendiendo el arreglo institucional que permite su control del poder político hacia ambos ámbitos.

Incluso acciones sociales dirigidas a beneficiar a las poblaciones más vulnerables, lejos de generar inclusión, paralizan la “médula social” de cualquier democracia, sus organizaciones sociales.

El Estado, convertido en el nuevo explotador, construye nuevos círculos de poder económico a costa del encarecimiento de los combustibles y el negocio de los servicios de energía eléctrica, por ejemplo, lo que afecta de manera directa las mesas de los dominicanos y dominicanas.

Solo basta mirar lo que pasa con la   gasolina premium  en la República Dominicana. Esta paga entre impuestos y márgenes de comercialización un 48% del consumo total.  Casi un 50%. Un porcentaje que golpea la calidad de vida de parte importante de los dominicanos y dominicanas.

Incluso acciones sociales dirigidas a beneficiar a las poblaciones más vulnerables, lejos de generar inclusión, paralizan la “médula social” de cualquier democracia, sus organizaciones sociales.

Después de 10 años de implementar diversos programas de transferencia condicionada, subsidios de toda clase, no se ha logrado sacar a una sola familia de la pobreza, pero si cultivaron la lealtad del voto en miles de familias beneficiarias de dichas acciones sociales.

Las denuncias y reclamos no han encontrado eco suficiente en unos medios de comunicación cooptados por el Estado. Unos medios de comunicación que en una economía ralentizada dependen cada vez más de la propaganda Estatal, lo cual contribuye a acallar las voces disidentes del poder político.

Hoy los dominicanos y dominicanos son más pobres, pero viven en la ilusión de un cambio social y económico, sin la conciencia de que la pérdida de  democracia política es lo que los mantiene en la pobreza. 

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.