Entre Usted y Yo


Danilo y los aumentos; el coronel y las pandillas

 En chorrera y hasta con nombre y apellido apareció el titular “Danilo Medina echa para atrás aumento de la tarifa eléctrica”.

Y sazonó José Ramón Peralta, ministro Administrativo de la Presidencia, la echada para atrás diciendo que con el anunciado aumento Danilo había sido “sorprendido en su buena fe” por los técnicos eléctricos, quienes no recibieron ninguna sanción y quedan libres para sorprenderlo más adelante, pero sin hacer aspavientos, naturalmente y con una fórmula mediante la cual el Estado reciba más dinero, porque con la que iban a poner en vigencia no recibiría prácticamente nada, dijo Peralta.

Qué diferencia en el manejo dado por la prensa a eso si se compara con lo que ocurre semanalmente con los aumentos que el propio Danilo dispone de los combustibles, donde su nombre para nada figura, aunque ese ha sido uno de los grandes éxitos de su ejecutoria.

Medina, no me cansaré de reconocérselo, ha implantado todos los récords de precios altos. Mire, cuando le terciaron la banda presidencial los precios para la semana del 11 al 17 de agosto de 2012 de la gasolina eran $233.50 el galón de la “buena” y el de la regular $215.60, hoy son de 266.50 y 248.80. Así que en un año les aumentó 33.00 y 33.20. Veinte centavos más a la que usan los más jodidos, que son la mayoría del pueblo.

Medina, no me cansaré de reconocérselo, ha implantado todos los récords de precios altos. 

Los precios del gasoil estaban en $198.70 y $192.00. Hoy se venden a $220.90 y $214.20. Aumento de $22.20 para ambos. Pero el palo mayor dado por Danilo es en el aumento del precio del cilindro de 100 libras de gas de cocinar, el cual hizo saltar de $1,980.00 a $2,637.50. Un aumento de $657.50, lo que significa un 33%. Toda una proeza, porque según las encuestas el 80% de la población apoya lo que él hace.

El coronel y las pandillas

Interesante la información dada a una comisión de la Cámara de Diputados por el coronel José D’Oleo, especialista en temas de pandillas de la Policía Nacional, quien afirmó que “la República Dominicana cuenta con unas 25 pandillas que funcionan como logias, y desde su proceso de iniciación sus miembros son reclutados para vivir una cultura delictiva y violadora de las normas impuestas por el Estado”.

Hay que hacerle algunas observaciones a lo dicho por el coronel D’Oleo. La primera es que las pandillas fueron formadas para precisamente actuar de acuerdo a las normas impuestas por el Estado, donde la corrupción y el robo sin castigo son de ley.

Lo segundo es que el número de pandillas se queda corto, lógicamente porque él sólo se refirió a las pandillas que reclutan menores, y dejó fuera a las pandillas de mayores que operan en el Palacio Nacional, en las altas cortes, en la propia policía, en el Cngreso, y en todos los ministerios de donde se han llevado lo suficiente para fundar una segunda República Dominicana, de acuerdo a lo dicho por la encargada de llevar las cuentas del Estado, Licelot Marte.

Por hoy, me voy. Que Dios le llene de bendiciones y se apiade de la República Dominicana.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.