José Arias


Hasta Chantal se metió en miedo...

La tormenta Chantal, que ya nos visitaría en plan ciclón categoría 1 #arrasacontó, decidió amainar sus fuerzas ante el muro de contención  que ha significado durante décadas,  el núcleo duro, el  apparatchik que  dirige  el sustento y promoción de la Etica y la Moral  en el gobierno de Danilo Medina, en pocas palabras, el Zar de las Buenas Costumbres: Marino Vinicio Castillo Rodríguez (Vincho). Solo de escribir su nombre, ya tengo miedo.

Nosotros, tan morbosos, tan ganas de circo,  “queremos ver sangre”, solo que esa  “sangre” ha violado las leyes y por una vez nos deberían complacer.

No solo Chantal debilitó sus ímpetus, también el ministro de Justicia, Francisco Domínguez Brito, quien al preguntarle la prensa  sobre si Vincho comete perjurio al mentir en torno a su famosísima  declaración jurada de bienes, solo atinó a responder:   “debería”, acompañada la telegrafía con una risa nerviosa, copiosos sudores en su rostro  y muy presto a evadir a los periodistas.

Igual pasó con el vicepresidente ejecutivo de la Fundación Institucionalidad y Justicia (FINJUS), Servio Tulio Castaños: “Yo no quisiera hablar de eso, ay no no”, con cara de quítame ese cáliz, esto no es conmigo o pregunta de otra cosa.

Ambas respuestas de antología. Propias de una isla en el mismo trayecto  de lo opaco, lo que no se toca, siempre y cuando sean santos de altares cuya prestancia y solvencia política deviene desde los tiempos del Benefactor, ese mismo que llevemos en los tuétanos y en los sentidos y al que reproducimos  en nuestra vida cotidiana como colar café.

Luego el presidente Medina nos acusa de “querer ver sangre”. Nosotros, tan morbosos, tan ganas de circo,  “queremos ver sangre”, solo que esa  “sangre” ha violado las leyes y por una vez nos deberían complacer en satisfacer esa ganas inmensas de que Alguien pague por lo mal hecho. 

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.