Matices


Leonel está compelido a negociar

El expresidente Leonel Fernández está compelido a una estrategia de negociación con la población que le permita reconstruir su imagen de hombre probo y carismático. Debe hacer un esfuerzo de humildad, algo que no caracteriza al peledeismo, sin que esto sea una manifestación de derrota. Tiene que romper con la altanería pelediana si quiere seguir siendo el único líder que cohesiona  el sistema de partidos y dueño absoluto de los poderes del Estado.  

De lo contrario, el león, como se ha hecho llamar en la fauna política criolla, será un obstáculo para la gobernabilidad y su liderazgo global quedará debilitado. Independientemente de que él  suene para ocupar un puesto relevante en la ONU o la OEA, o para reasumir la presidencia del país, necesita la aprobación de la opinión pública dominicana.  Para eso se hace imprescindible recuperar y fortalecer su figura política.

Una negociación política en la que Fernández aparente haber dado su brazo a torcer cuando solo cede una pieza de su tablero político, es lo que más conviene a su proyecto.

Los  cuestionamientos por corrupción de que ha sido objeto y su sometimiento a los tribunales, han incidido en la población; de hecho,  han afectado su figura política y disminuido su liderazgo. Lograr la construcción de una nueva imagen implica la entrega de por lo menos uno de los cuadros políticos que lo acompañaron en su gobierno, o a alguno de “los intocables” ricachones del Comité Político del PLD.

Fernández y los demás miembros de su gabinete han salido airosos de los procesos abiertos en su contra. Eso no significa que hayan salido victoriosos del cuestionamiento de que han sido objeto, pues han recibido  la condena social. Nada más cierto que el refrán que reza “hay que saber nadar y guardar la ropa”. Porque de hecho,  en la población queda la duda de si la justicia, los aliados políticos y hasta la divina providencia se confabularon para que  los tribunales no encontraran fundamento en las demandas en su contra, no obstante las evidencias que los incriminan, según algunos sectores de la población.

Otros estarán convencidos de que aunque Fernández es uno de los políticos que han demostrado mejor dominio de la política dominicana, su gobierno ha sido uno de los más corruptos. Y si efectivamente el expresidente sigue anidando la aspiración política de volver a gobernar debe, como ya hemos dicho, sacrificar alguna figura con estatura suficiente para acallar a los grupos que hoy lo enfrentan y neutralizar el efecto de los cuestionamientos.

Una negociación política en la que Fernández aparente haber dado su brazo a torcer cuando solo cede una pieza de su tablero político, es lo que más conviene a su proyecto. Si esto ocurre,  es muy probable que se recree un escenario político en el que la población le brinde un nuevo voto de confianza, máxime cuando no se vislumbran liderazgos con cualidades suficientes como  para hacerle la competencia. 

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.