Palabras profanas


Los Cuatro Pecados Cardenales

Hay sujetos con tantos dichos y hechos en su haber que no se necesita de predicado para hablar de ellos; con solo mencionar su nombre es suficiente. Podría limitar todo el contenido de estas líneas a las palabras “Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez” y ya habría dicho todo lo que quiero decir. A partir de ahora estaré siendo redundante; queda de ustedes seguir leyendo.

Aunque no me los hayan entregado en tablas de piedra ni sean el resultado de ningún consenso teológico, a continuación doy mención de lo que llamaré los Cuatro Pecados Cardenales, esos vicios y faltas en los que uno cree no debería incurrir un líder espiritual o representante de Dios en la Tierra, pero que en el caso especial de nuestro representante, estos pecados más bien parecen ser sus cuatro principios fundamentales.

Ranciedad

Ser anticuado no tiene nada de malo, es ley de la naturaleza envejecer. Pero de ahí a pretender  imponer un montón de prácticas y posturas solo porque son tradicionales hay mucha diferencia. Los métodos anticonceptivos y profilácticos son una realidad que pueden evitar dolor y añadir placer a nuestras vidas. Año 2013, ahí la dejo.

Hipocresía

Parece un poco irónico que la Iglesia Católica, que se mantuvo callada cuando los Estados Unidos nos invadieron con 42,000 marines en 1965, se venga ahora a ofender simplemente porque el nuevo embajador nombrado es gay y activista LGBT. Y como siempre, terminan apelando al discurso de la “degradación social”, en el cual se acusa de los males de la sociedad a un factor externo (al extranjero, al raro, al diferente, al gay, a la lesbiana), librando de toda culpa a quienes han gobernado y usado el poder.

“Termino, hermanos, deseando que viváis felices y que busquéis la perfección en vuestra vida. Animaos y vivid en armonía y paz, y el Dios de amor y de paz estará con vosotros”.

2 Corintios, 13:11

No hay forma de que una persona que destaca la labor de ese empresario de la televisión en pleno proceso judicial por golpear a su esposa pueda hablar de valores. Un poco de sutileza no caería nada mal. Hasta para la hipocresía se deben guardar las formas.

Grosería

Continuando con las formas, son muchas las que el Arzobispo de Santo Domingo debería saber guardar sabiendo que representa a una mayoría católica en el país. Con un lenguaje burlón y en ocasiones ofensivo cada vez son más las ovejas que se le alejan del rebaño.

Dentro del propio catolicismo hay ejemplos de que aun posturas medievales pueden ser expuestas de forma más o menos respetuosa sin tener que llegar a un lenguaje soez que ofende incluso a los mismos feligreses.

Intolerancia

Nuestro mundo es amplio y diverso; de no ser así sería un lugar muy aburrido. Pensar que solo hay una forma de posible de vivir es una condena a muerte porque la vida se trata precisamente de poder elegir. La intolerancia, el no aceptar al que es diferente, aunque esa diferencia no haga daño a nadie, ha causado demasiado sufrimiento a la humanidad.

Resulta inaceptable tanta aversión hacia los que quieren amar libremente, mientras se encubren a sacerdotes pederastas y violadores.

¿Cómo se puede ser cristiano sin aceptar al prójimo, sabiendo que ese prójimo es distinto? ¿Si Dios es amor, de dónde sale tanto odio? Al menos el Jesucristo que se lee en la Biblia era allegado a las minorías marginadas, desde prostitutas hasta leprosos. Pero y Su Eminencia Reverendísima, ¿a quién le lavará los pies?

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.