José Arias


¿Cargos públicos para la juventud apandillada?

¿Era de esperarse el nombramiento de Hecmilio Galván,  líder de “La Multitud” en la administración pública?

La respuesta la considerará cada quien, según sus criterios. Claro, un joven con un megáfono vociferando a todo pulmón “Leonel ladrón, ladrón” frente a Funglode y en el corazón de la plaza pública más relevante del país, el parque Independencia, se convierte en una leve pero molesta espinita en el zapato para cualquier gobierno o partido en cualquier punto del universo.

A mí me da por pensar (puedo equivocarme) que nombrarlo en un puesto público mata varios pájaros de un tiro: “contamina” de alguna manera el impacto de las ácidas y  desconcertantes protestas de noviembre–diciembre (recordar que en el parque Independencia se reunieron más de  cinco mil personas de estratos medios y altos gritando  en contra de la corrupción leonelista), asegura en un puesto público a una persona capacitada (a Danilo le gusta rodearse de la “sociedad civil”,  le garantiza  “independencia” y minimiza el efecto devastador del leonelismo que lo acosa) y , sobre todo, manda un mensaje al resto: “nosotros somos el poder”, en otras palabras, no hay megáfono irreverente que valga .

Es como que  la designación del joven político pretende iniciar un camino de “conciliación”  de reiterar, subrayar y recordar una vez más  a la fogosa y apandillada juventud de clase media y alta enclavada en los principales cascos urbanos lo “de no tirar piedras hacia atrás”.

En lo personal, Hecmilio tiene todo el derecho de trabajar en el gobierno de Danilo Medina, en lo político, la cosa se complica. La coyuntura actual es compleja y altamente decepcionante para amplios sectores de la población esperanzados (no sé por qué) en un sistema que garantice consecuencias penales  a quienes delinquen. No ha sido así. Todo lo contrario, se consolida el concreto armado de la impunidad con argumentos de alta jurisprudencia: “No tipifica, por lo tanto, no investigo y solo se hará  cuando haya otro régimen penal menos prehistórico, entonces  sí  se podrá hacer algo”.

Es como que  la designación del joven político pretende iniciar un camino de “conciliación”  de reiterar, subrayar y recordar una vez más  a la fogosa y apandillada juventud de clase media y alta enclavada en los principales cascos urbanos lo “de no tirar piedras hacia atrás”.

En los 12 años de Balaguer, la recién inaugurada avenida 27 de Febrero se diseñó y se construyó para que las fuerzas del orden penetraran con mayor facilidad  a los barrios calientes de la zona norte, focos de rebelión antibalaguerista cuyas tapaderas  eran los clubes  culturales  y deportivos. Espacios naturales para el fomento y abrigo de la violencia revolucionaria hacia el resto de la ciudad. La 27 de Febrero era, decían, una vía para  sustentar la contrainsurgencia que en esos años turbulentos acabó con la vida de más de tres mil jóvenes.

Volviendo a Galván, ¿será el inicio de la contrainsurgencia contra los movimientos de protesta juveniles? ¿Harán más  y mejores nombramientos para apagar el fuego? Pura especulación la mía, que conste en acta.  Puedo estar perfectamente equivocado de arriba abajo y viceversa.  Los cincuentones desconfiamos de todo. Paranoia prevejez, sin embargo, las canas no son en vano y Galván no será el único ni ha sido el primero.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.