Política es todo


El Senado que tenemos

Cuando la sociedad dominicana apenas comenzaba a olvidar el papelazo que hiciera el Congreso Nacional con la aprobación del contrato de Barrick Gold, el Senado se despacha con un acuerdo de aposento, tirando por la borda las expectativas de contar con un defensor del pueblo comprometido con la defensa de los derechos de la ciudadanía.

La decisión expresa el desprecio de quienes no necesitan del voto consciente de la ciudadanía, ya que su llegada al Congreso ha sido sobre la base los recursos del Estado. Sin una ley de régimen electoral y de partidos políticos, las elecciones han derivado en un circo político, que solo entretiene.

Hoy como nunca, el voto de la ciudadanía ha perdido valor, ya que quienes son elegidos en puestos públicos tienen la manera  torcer la voluntad popular gracias al peso de los recursos de que disponen, o sencillamente comprar su elección.

Urge transformar el entramado institucional que les permite a los funcionarios electos llegar a los puestos a través del uso masivo de recursos, tanto públicos como privados. Pero también se requiere  dotar a la ciudadanía de un instrumental que le permita revocar el mandato de quienes le dan la espalda.

Sin régimen de consecuencias, las leyes se vuelven letra muerta y las instituciones se vacían de sentido. Es así que la figura del defensor del pueblo tiene el mismo destino que otras entidades dedicadas a la defensa de la ética en las instituciones públicas, entre otras, gracias al Senado que tenemos.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.