Juan José Mesa


¿Cuánto cuesta una obra de arte?

A menudo se cuestiona el valor de una obra de arte en función de su costo per se y del artista que expone, lo que se traduce en un lamento para algunos y “un dolor de cabeza” para otros. Si bien es cierto que la obra tiene valor intrínseco –al que llamaremos valor tangible– no menos cierto es que el valor extrínseco determina su precio.

Para entender lo anterior, lo primero debemos tener claro es que todos los artistas, sin importar si son emergentes o consagrados, tienen un costo de producción que anda más o menos igual para ambos. El pincel, el lienzo, la pintura y el marco…, por ejemplo, no tienen descuentos en función de si se es principiante o maestro. Ese valor tangible puede calcularse sin ninguna dificultad a través de un caso de negocio, significando que el precio de toda obra parte de un costo de producción en el que no interviene el ingenio del creador. A esto se le suman otros elementos tan necesarios –como los enunciados– que tienen a su vez que conjugarse para establecer el “punto” por centímetros (o pulgadas) y eliminar la subjetividad u otros parámetros determinantes en el mercado secundario.

El precio va a depender de factores de oferta, demanda y corretajes de salas de subasta o intermediación de marchantes y galeristas. Se compra por su historia y todo lo que representa del artista, mucho más si representa  valor seguro.

Una vez entendido esto, situemos al artista en el contexto del mercado, punto de partida y primera exposición. Casi siempre, comienzan su vida profesional con muchas limitaciones económicas. En ocasiones solo aspirando a que alguien intente comprar sus trabajos.  Sin embargo, gracias al incipiente sistema de galerías de arte, los que se ponen en manos expertas de profesionales del mercado del arte, inician con pasos firmes.

Una primera exposición, realizada con todo el rigor que amerita, es la manera más fidedigna de establecer el valor del “punto” antes señalado. Al valor tangible inicial para llevar a cabo la factura de la obra, se le agrega el coste de producción de dicha exposición y a partir de ahí se tiene concienzudamente establecido el precio de la obra. Precio que será prácticamente el mismo para emergente y consagrado.

Ahora bien, otros factores como la formación académica, escuela, premiaciones y reconocimientos en esta etapa, empleo de materiales especiales, etc. podrán determinar un valor agregado al valor tangible, radicando aquí la diferencia entre uno u otro artista de una misma generación o procedencia académica.

En cuanto al valor extrínseco de la obra, lo que ocurrió en la subasta de "El grito" de Edvard Munch, es una forma rápida de entender. ¿Quién no conoce "El grito" de Munch? ¿Qué libro de arte no hace referencia a él? ¿Cuántos hits se generan por esta obra en los motores de búsqueda en internet? ¿Qué pasó con el hecho de anunciar que sería subastado?

La subasta, congregó a tal aglomeración de gente, que el sistema online de la casa Sotheby's colapsó varias veces. Sin embargo, tanto en la sede de Nueva York como por teléfono, les bastó para qué en pocos minutos el cuadro estuviera subastado por nada menos que casi 120 millones de dólares (unos 91 millones de euros), estableciendo  en ese momento, un nuevo récord mundial pagado por una obra en una casa de subasta. Hoy lo tiene “El sueño” de  Pablo Picasso, 1932,  subastado el mes pasado en 120 millones de euros.

Establecer este valor resulta complejo aun para los expertos. Intervienen factores como informaciones de precios pagados por obras de similar formato, tema y año, subastas, páginas web, informaciones orales entre colegas, conservadores y connoisseurs. Variables, en cualquier sentido, que puedan influir en el precio por el que se transmitirá la obra en una venta hipotética, referida a una fecha, lugar y nivel de mercado determinado, suponiendo que el vendedor y el comprador sean sujetos independientes, no tengan un especial interés ni urgencia ni obligación de vender o comprar, y posean un conocimiento razonable del mercado y de la obra.

Una obra de arte vale lo que usted quiera. Sin embargo, tenga claro que valor y precio no es lo mismo.

El valor justo de una obra, es lo que los especialistas llaman el “fair market value”, que depende de la combinación de múltiples factores: trayectoria del artista, autenticidad, tema, medio, estado, tamaño, historia, estilo, fecha, rareza, calidad y puesta en valor de la obra de arte. El precio va a depender de factores de oferta, demanda y corretajes de salas de subasta o intermediación de marchantes y galeristas. Se compra por su historia y todo lo que representa del artista, mucho más si representa  valor seguro.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.