Francisco Rojas Castillo


El sobreajuste fiscal desestimula la economía

La República Dominicana ha pasado de un ejercicio fiscal caracterizado por una expansión desproporcionada del gasto que provocó  un  déficit del gobierno central  ascendente a 153,803.2 millones de pesos (6.6% del PBI) en el año 2012, a una gestión que presupuestó una ajuste fiscal para reducir el déficit hasta 70,302.0 millones de pesos (2.8% del PIB). Para lograr esta meta fiscal, el gobierno aumentará los ingresos fiscales en 19.76%, llevándolo de  320,983.6 millones de pesos ejecutados en el año 2012 a  454,727.3 millones en el 2013, aplicando para ello reforma tributaria que le aportaría un poco más de 50 mil millones de pesos. Por el lado del gasto, para el año 2013  se producirá un aumento de apenas un 2%, pero el gasto de capital se reducirá en  29,648.96 millones de pesos.

De los más de 50 mil millones de pesos que el gobierno obtendría  por el  aumento de la carga impositiva a la economía dominicana, solo le regresaría  a la economía poco más de  9 mil millones, equivalentes al incremento en el gasto público presupuestado para el año 2013, lo que significa un ajuste neto de alrededor   41 mil millones de pesos.

Para reactivar la actividad económica es necesario e impostergable producir un aumento general de los salarios, tanto en el sector público como privado, a favor de  toda la población perceptora de remuneraciones salariales: activa  e inactiva

Para que la gestión fiscal del año 2013 pueda concluir  con el déficit presupuestado, el déficit trimestral promedio tendría que ser de  17,575.5  millones de pesos,  pero lejos de ese monto para el primer trimestre no llegó a los 5,000 millones de pesos;  así que de continuar con la tendencia de los primeros tres meses del año, el déficit fiscal sería considerablemente inferior al 2.8% del PIB como se había programado, esto es, se produciría un sobre ajuste fiscal.

La reducción  del gasto de capital en 29,648.96 combinado con un aumento de la carga tributaria, constituyen medidas contraccionistas que sin dudas reducen el nivel de actividad económica; pero si el ajuste se profundiza la caída sería mayor. Es por ello que durante los primeros treses meses del año las ventas del sector comercial se han reducido con relación al año pasado, algunos comerciantes dicen que se han caído en un 20%; los productores de bebidas alcohólicas también han expresado que sus ventas se han disminuido; en igual sentido se han pronunciado las demás actividades de servicio.

El ajuste fiscal provocó un incremento en muchos de los productos de consumo diario y masivo de los dominicanos, al propio tiempo que los combustibles siguen subiendo, cuyos aumentos no obedecen a incrementos en  el precio del petróleo, sino a una aplicación extraña de la Ley de Hidrocarburos. Por el lado de capacidad de compra de los consumidores,  los salarios de los trabajadores están congelados desde el año 2011, produciéndose una reducción de los salarios reales en una proporción equivalente a la inflación acumulada de los años 2011, 2012 y lo que va del año 2013.

La familia dominica va a los supermercados, colmados, farmacias y los demás establecimientos comerciales con la misma cantidad de dinero con la que iba en el 2011, razón por la cual se ha reducido la cantidad de bienes y servicios que demandaba gastando igual cantidad de dinero pero por menos bienes y servicios. El temor a salir de compra invade a más del 80% de los hogares dominicanos y esto es lo que explica la caída de las ventas en durante el primer trimestre.

Para reactivar la actividad económica es necesario e impostergable producir un aumento general de los salarios, tanto en el sector público como privado, a favor de  toda la población perceptora de remuneraciones salariales: activa  e inactiva

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.