Matices


La lucha por los mercados

En la lógica del mercado capitalista neoliberal, el uso de las nuevas tecnologías  de información y comunicación (TIC) parece  favorecer a los consumidores del mercadeo publicitario. Con el desarrollo de las TIC, las personas y las empresas han encontrado en internet un medio alternativo para dar a conocer y posicionar productos que desean vender  a un costo más accesible para el consumidor. Logran establecer sociedades de consumo, aunque  crean necesidades y demandas no necesariamente imprescindibles para garantizar calidad de vida, e imponen estilos de vida superfluos. 

Posiblemente, el factor que ha propiciado esto es la manera acelerada en que ha subido el costo de la publicidad televisiva y en los medios impresos.  Inclinar la preferencia del consumidor final a una marca o un producto requiere altas inversiones en publicidad. Por lo general, la publicidad en internet suele ser más barata que en los medios tradicionales, lo que inclina progresivamente a los anunciantes a utilizar este soporte, incluidas las redes sociales.

Basada en este impacto,  podríamos asegurar que la publicidad virtual riñe con la publicidad tradicional debido a la diferencia en la relación costo beneficio. 

Pero esta lógica de abaratar costos publicitarios mediante el uso de la tecnología puede ser entorpecida por los sistemas  de manipulación de la economía de mercado capitalista. De ahí que la mercadotecnica enfrente el reto  de formular propuestas dirigidas al nuevo nicho que brinda  la modernidad. El mercadeo está compelido a  apropiarse de esta herramienta para poder idear planes innovadores al más bajo costo que mercado alguno pudiera ofertar.

Debido a esas bondades de las TIC,  las potencias que se disputan la hegemonía del mundo están hoy preocupadas porque el internet representa también la liberalización de los contenidos de la información. Fruto de esto los ciudadanos podemos acceder a informaciones de todo tipo, en cualquier lugar que nos encontremos; y somos capaces de manejar  incluso datos que tienen sobre los programa de los gobiernos. Por esa razón, están siendo interpelados y están recibiendo presiones sociales que a las débiles democracias como la nuestra se les dificulta manejar.

Porque la tecnología está también sirviendo a la población como instrumento para la cohesión y de participación, y como escenario de lucha por sus demandas. De ahí algunos intentos restrictivos que, sin embargo, no han prosperado. La modernidad está llamando a los gobiernos a  armonizar la democracia a los nuevos tiempos si no quieren fracasar como sistema hegemónico. 

Los gobernantes están compelidos a poner en orden los asuntos del Estado mediante el uso de las TIC. Los países desarrollados ya lo han hecho, pues han puesto a disposición de la ciudadanía el gobierno electrónico a través del cual se puede acceder  a información y servicios  de manera oportuna. 

Los Estados están ya convencidos de la necesidad de optimizar el uso de las redes para mejorar sus servicios.  Este uso puede  mejorar la relación de las instituciones del Estado con la población porque proporciona una comunicación e interacción más rápida y efectiva.  En la publicidad ahorraríamos tiempo y dinero, además de agilizar la comunicación en situaciones especiales.

En lo que a los profesionales locales respecta, están utilizando cada vez con mayor frecuencia las redes sociales como  espacio de mercadeo de los servicios que ofrecen o el producto que venden. 

De ahí que los medios publicitarios tradicionales están compelidos a abaratar su costo o verán mermar sus entradas considerablemente. Por lo pronto, ya no cuentan entre sus potenciales clientes con quienes, por los altos precios de la publicidad convencional, han encontrado en internet la oportunidad que les niegan los espacios convencionales.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.