Francisco Rojas Castillo


Expansión del crédito público y contracción del crecimiento

Un año de  economía electoral es aquel donde las operaciones económicas giran alrededor de las actividades electorales y las decisiones de los agentes económicos en su mayoría están supeditadas a las expectativas electorales. Los años de economía electoral se producen con más rigor en los países donde la institucionalidad es débil y la pobreza abunda, como es el caso de la República Dominicana, dándole la posibilidad al gobierno de turno de manejar la economía de manera irresponsable, obviando las restricciones presupuestarias. En los años de elecciones presidenciales, el gobierno le promete al pueblo que sus problemas económicos serán resueltos, que sus condiciones de vida, así como los servicios públicos van a mejorar, que los salarios de los trabajadores serían reajustados conforme al costo de la vida y que los precios de los alimentos disminuirán.

Mientras el PIB apenas creció en 3.9%, la pobreza se quedó en el mismo nivel, los salarios de los trabajadores se mantuvieron congelados, la educación sin el 4% del PIB y el gobierno resultado de la economía electoral saludó al pueblo dominicano con una reforma tributaria para corregir la irresponsabilidad financiera del gobierno anterior.  

En un año de economía electoral el gobierno le promete al sector empresarial que le garantizará un entorno favorable para mejorar la competitividad, con más apoyo financiero y justicia fiscal.  Pero los resultados de las economías electorales desmienten las demagogias de los gobiernos, en cuanto a las promesas incumplidas al pueblo como al sector empresarial, tal como lo demuestran los resultados de la economía dominicana del año 2012.

El Informe de la Economía Dominicana enero-diciembre 2012 del Banco Central revela que se produjo una expansión del crédito al sector público que condujo a una contracción del crecimiento económico,  provocando que el aparato productivo trabajara por debajo de su capacidad instalada, con el PIB creciendo a un ritmo  inferior a su potencial. Los préstamos destinados al sector público se incrementaron de 33,529.2 millones de pesos, durante el año 2011, a 66,447.0 millones de pesos en el 2012, para un crecimiento de 98.2%. Mientras el financiamiento al  sector público prácticamente se duplicó, para el sector privado apenas creció en 5.4%.

Este extraordinario crecimiento de los préstamos al sector público (98.2%) se produjo en detrimento del financiamiento al sector agropecuario,  el cual se redujo de 29,112.4 millones de pesos en el 2011 a 26,371.9 millones de pesos en el 2012, para una disminución de 9.4%.En adición, la expansión del financiamiento al sector público se hizo en perjuicio del sector construcción, cuyos préstamos disminuyeron de  39,044.4 millones de pesos  durante el año 2011 a 37,763.4 millones de pesos en el 2012. En el 2012 los préstamos a la producción  crecieron en 2.4% y los personales en 11.4%.

A pesar de que la economía dominicana operó por debajo de su capacidad instalada durante el año 2012, el Gobierno Central se endeudó de forma excesiva. De acuerdo con el Informe del Banco Central, el financiamiento se incrementó de 44,588.30 millones de pesos en el año 2011 a   153,803.20 millones de pesos en el 2012, para un crecimiento de  244.9%.  El financiamiento del Gobierno Central durante el 2012  estuvo compuesto por  105,205.2 millones de pesos de fuentes internas y 48,598.00 millones de fuentes  externas. Bajo el rubro financiamiento interno se incluye el crédito neto de depósitos del sistema bancario, ascendente a 63,940.6 millones de pesos y el crédito neto no bancario del Gobierno Central por un monto de 41,264.7 millones. Dentro de este último se incluyen partidas como la emisión y amortización de bonos, la amortización de deuda interna, los ajustes por inversiones en valores de los bancos, las variaciones de las cuentas por cobrar y por pagar, los atrasos netos con suplidores y otros instrumentos financieros.

El financiamiento del Gobierno Central se produjo para cubrir una expansión del gasto de 340,382.70 millones de pesos durante el año 2011 a 471,934.1 millones en el 2012,  para un incremento de 131,551.4 millones, cuyo aumento representa un crecimiento de 38.6%. Mientras el PIB apenas creció en 3.9%, la pobreza se quedó en el mismo nivel, los salarios de los trabajadores se mantuvieron congelados, la educación sin el 4% del PIB y el gobierno resultado de la economía electoral saludó al pueblo dominicano con una reforma tributaria para corregir la irresponsabilidad financiera del gobierno anterior.  

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Economista consultor, especialista en formulación y evaluación de proyectos, evaluación de programas, análisis financiero y políticas públicas. Con posgrado en Iniciativa Productiva y Dirección en el Agro y en Fomento Agroindustrial. Licenciado en Economía y posgrado en Proyectos de Inversión.