Matices


Designaciones sin acreedores y deudores

Como si fueran parte de una operación de compra y venta, en los partidos mayoritarios militan deudores y acreedores.  Se tiene la idea de que los partidos políticos asumen  deudas con los militantes por haber realizado algún trabajo meritorio en el seno del partido. Se mantienen viva deudas con aquellos y aquellas que tuvieron la oportunidad de asumir un papel destacado en el nacimiento del partido o jugaron un papel destacado en algún  momento de la historia de la organización.

De igual forma, si el militante pone a disposición del partido sus habilidades personales que, además, son necesarias para el desarrollo de las actividades programáticas, también se contrae una deuda con él. Es probable que la operación se considere compromiso reciproco: también a los dirigentes máximos se les pagan  deuda, ya sea  nombrándolos funcionarios públicos cuan do se ganan las elecciones, o favoreciéndolos directamente o por intermedio de terceros con contratos y contrataciones.

De su lado, los acreedores son aquellos que han trabajado por el partido y no han recibido aún beneficio alguno. Los deudores son los militantes o cuadros políticos que han ocupado posiciones de dirección interna y que han formado parte en algún momento pasado del gabinete de gobierno.

Esta práctica ha ido socavando la función de los partidos políticos y el proyecto de nación compartido, por cuanto se concibe que si se trabaja por el partido,  si se está siempre presente en cada una de sus actividades, se está en mejor condición de ser tomado en cuenta a la hora de la repartición. En ocasiones, los designados carecen de las cualidades requeridas para el puesto.

Cuando la militancia y la dirección partidista incurren en estas prácticas,   apuestan sin darse cuenta a democracias débiles y a descuidar las funciones sociales de la organización política.  En el primer caso, exponen al país al estancamiento y al desgaste, incluso a sediciones, que solo pueden conducirlo a la acentuación de la crisis económica y la acelerada  inestabilidad.

Es además notorio que los partidos políticos han abandonado la formación política de su militancia,  y tienen una tímida  participación de opinión pública acerca de temas de interés nacional más allá del electoral.

Solo retomando los principios democráticos y, sobre todo, si los partidos políticos cumplen su función, se fortalecerá nuestra democracia. Contrario al resto de los actores sociales, los partidos no solo intentan influir en el proceso de toma de decisiones, sino que desarrollan el papel último, la toma de  decisiones concretas.

Actualmente, son muchos los cambios que  esperamos ocurran en el funcionariado que acompaña al presidente Danilo Medina en “este viaje democrático de la nación dominicana”. El pueblo confía en que Medina haga los cambios  que tenga que hacer.

Luego del discurso de rendición de cuentas del pasado 27 de febrero, los dominicanos también abrigamos la esperanza  en que Medina descarte  el criterio de selección usado hasta ahora, para nombrar a nuevos funcionarios. No podemos seguir fundamentando las designaciones en la condición de deudor y acreedor hecha práctica por los partidos políticos.

Los nombramientos de nuevos funcionarios deben basarse en la capacidad, disposición, voluntad y vocación de servicio. Solo así podrá rescatase la administración pública y, por consiguiente, la democracia

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.