"No desarrollable" por decreto, La Boca es depredada sin que autoridades muevan un dedo

Chapeo en La Boca

CABARETE.- Estar en La Boca, desembocadura del río Yásica en la playa de Cabarete, es como estar en el paraíso. La quietud, la fina arena y la brisa suave acompañan el paisaje donde aves ceremoniosas picotean tranquilas pececillos de colores.

La Boca es un ecosistema único donde aguas dulce y salada se arremolinan dando lugar a un espectáculo natural que al parecer se ha convertido en el oro de la codicia de capitales fantasmas.

Aparte de la extracción ilegal de arena que amenaza con destruir la flora y la fauna que dan vida al lugar, ahora se suma la denuncia de la Asociacicón para el Desarrollo de Cabarete (ADECA) según la cual se promueve y se ha comenzado el movimiento de tierra en medio del ecosistema de un proyecto hotelero disfrazado de "ecológico".

"Si todavía queda en Cabarete un lugar natural poco cambiado por la mano humana, ese lugar se llama La Boca. 

Los pasos para el levantamiento de la infraestructura se aceleran violentando no solo la Ley 64-00 de Medio Ambiente y Recursos Naturales, sino también desconociendo las normativas de turismo contenidas en el Plan de Ordenamiento Territorial aprobado mediante el decreto 847-09 emitido durante el gobierno de Leonel Fernández.

Según ese decreto, "se designa como Área Nacional de Recreo-Protección, la ribera oeste del Río Yásica, las riberas de Caño Hondo y las riberas de Arroyo La Punta y los humedales del río Yásica", declarando la zona como "área no desarrollable".

Sin embargo, de espalda a la normativa y ante la mirada ajena de las autoridades locales y nacionales, se están secando y destruyendo los humedales y manglares de La Boca de Yásica de Cabarete por iniciativa de una compañía internacional que pocos conocen en la zona, solo identificada con la marca Connemara y cuyo representante en el país, de acuerdo con datos ofrecidos por hoteleros, es el promotor turístico Gordon Ganon, reconocido en el polo turístico Puerto Plata – Sosúa – Cabarete por actividades que crean inquietud.

"Estamos haciendo un llamado a las autoridades de Turismo y de Medio Ambiente para parar ese desastre. Necesitamos inversionistas pero no de esos que no les importa dañar una zona maravillosa", dice Marcos Valdez, residente y dirigente social de Cabarete al indicar que quienes están detrás de Connemara son personas desconocidas que no se han atrevido a darle la cara a la comunidad.

"Si todavía queda en Cabarete un lugar natural poco cambiado por la mano humana, ese lugar se llama La Boca. Mucha gente, cansada de la playa de Cabarete, que los constructores están destruyendo alineando edificios y paredes de concreto dentro de los 60 metros prohibidos frente al mar, se van a La Boca en la desembocadura del río Yassica. Allí encuentran un área totalmente natural, sin construcción, un restaurante típico del otro lado del río y un bote que lleva a los turistas a comer pescado frito", dice un texto del portal cabaretenoticas.com donde se pueden observar fotos aéreas de los manglares y los humedales del impresionante lugar.

Nada nuevo

El tema no es nuevo. En el 2008, de acuerdo con datos suministrados por ADECA, inversionistas extranjeros en connivencia con el síndico de Cabarete, Gabriel Antonio Mora, conocido popularmente como Canoa, cerraron el camino que da paso a La Boca con la intención de apropiarse de parte de los terrenos propiedad del Estado.

Para lograr su propósito cortaron manglares y secaron humadales, desastre ecológico que tuvo que ser detenido por el entonces ministro de Medio Ambiente, Jaime David Fernández Mirabal, y que le valió un somentimiento a la justicia a Canoa, alcalde que por otros delitos ha ido a la cárcel en varias ocasiones y que está sometido actualmente a los tribunales por el desfalco de cientos de millones de pesos en la Junta Distrital de Cabarete. El 14 de marzo pasado, el experto en periodismo turístico, Quiterio Cedeño, publicó un artículo en el periódico El Caribe dando a conocer el prontuario delictivo de Canoa.

La ley de medio ambiente y el decreto 303-87 definen los manglares como especies protegidas dada su importancia para la biodiversidad marina, también la Convención Ramsar, de la cual el país es compromisario y por la que recibe recursos para su protección. Encima de la batería de reglamentos y normativas, el decreto 847-09 estableció especial protección de la desembocadura del río Yásica.

"Hoy la historia se repite y tenemos otros extranjeros en La Boca con un proyecto que pretende cortar de nuevo el paso hacia la desembocadura, ya lo cortaron en abril de 2013 pero con la intervención de Medio Ambiente fue reabierto", dice un documento de ADECA tras indicar que cerrando el camino (violando la ley) se impide que los turistas y residentes sigan llegando a disfrutar de La Boca.

"Una brigada empleada por el promotor Gordon Ganon empezó a chapear adentro de los terrenos utilizando herbicidas para matar los árboles sin contar con permiso. Esa misma brigada impidió varias veces a los turistas llegar al lugar y hasta Peter Orr, miembro de la directiva de ADECA, fue golpeado teniendo que huir rápidamente", indica la institución al preguntarse cómo puede establecerse un proyecto hotelero "ecológico" en La Boca pasándole por encima a las normativas y la legislación que regula el medio ambiente y los recursos naturales.

El escándalo de la promoción y aprestos para la construcción del proyecto hotelero en el área protegida de La Boca ha llegado hasta la Academia de Ciencias de la República Dominicana, la cual, de acuerdo con una fuente de la institución científica, tiene en agenda el tema para la próxima semana y prepara una comisión de técnicos para hacer un descenso en el lugar.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Galería

  • 1

    Chapeo en La Boca

  • 2