Lo que pienso

Es la manera como yo veo el mundo y lo que en él acontece. Es como evalúo mi entorno, sin juzgarlo. Son mis convicciones. Es, sencillamente, lo que pienso.

El paisaje lunar de Herrera

El pasado viernes una retroexcavadora se volcó frente al edificio del Centro de  Atención Integral para la Discapacidad (CAID) al caer en una zanja de la avenida Gregorio Luperón a la altura de la Enriquillo.

El suceso llamó la atención pública por el lugar donde ocurrió, afortunadamente no se registraron víctimas.

A pocos pasos de donde esa retroexcavadora se volcó – para ser más precisa: toda la zona industrial de Herrera comprendida entre la avenida Luperón y la Isabel Aguiar, desde la altura de la Junta Central Electoral hasta más allá del CAID—toda la zona interior está inundada de zanjas dejadas por brigadas que las cavan y luego las dejan abiertas, y que con el paso del tiempo se convierten en vertederos de basura y matorrales que van adueñándose de las vías de acceso de todas las industrias y negocios que operan en el lugar.

En todas las calles internas del referido perímetro industrial hay zanjas, y no se ve que le estén dando seguimiento a una sola de ellas

Lo interesante del caso es que al parecer a nadie parece importarle. Una zona industrial como la de Herrera, tan poblada, ¿cómo se permite que la atropellen de esa manera?

Allí hay zanjas que datan de años compitiendo con las más recientes. Pocas están señalizadas, como es una de la CAASD  ubicada justo en la calle C a esquina Isabel Aguiar.  Otra que compite en el tiempo está en la prolongación  Enriquillo a esquina Luperón.  Esa, mínimo, tiene tres años abierta, cada vez ocupando más espacio de la vía y almacenando desperdicios. Ha provocado varios incidentes de vehículos.

En todas las calles internas del referido perímetro industrial hay zanjas, y no se ve que le estén dando seguimiento a una sola de ellas. A lo sumo dos o tres, de muchas, tienen algún letrero que ubique la institución que “trabaja” en el lugar. Por lo que parece no quieren dejar rastros de su “obra”. Sencillamente llegan, las abren y se van.

Ese desorden es una muestra significativa de por dónde andan las cosas en las obras públicas porque así como abren zanjan así deterioran los caminos (no calles) que sirven de vía de acceso a los establecimientos de Herrera.

Ojalá alguna autoridad muestre interés y se apiade de esta buena parte del sector industrial, corrigiendo los problemas que afectan tanto a peatones, que tienen que ingeniárselas para llegar a su lugar de trabajo, como a los conductores, que parecen competir en una yincana toda vez que no hay un solo tramo de la superficie lisa, mucho menos asfaltada. La polvareda que se alza cada vez que salta un vehículo en la irregular superficie es, además, un agente contaminante para cualquier mortal.

Ni en tiempos de campaña electoral estos atropellos son reparados, ni siquiera para contentar a una clase, como lo es la industrial, que da sustento a tantos hogares. Ni siquiera para garantizar a esos empleados el arribo a sus centros de trabajo. Hay que verlos cómo saltan charcos y cómo se arriesgan a caer atrapados en una de esas zanjas que por la altura de las malezas, que crecen como la verdolaga, en ocasiones pasan desapercibidas. Este escenario se agrava en tiempo de lluvia.

A Dios que nos encuentre confesados, si es que de esta nos salvamos.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre la autora

Periodista. Ha laborado en los principales medios escritos del país. Fue editora de la revista Madre Única editada por Editora AA y miembro del cuerpo de redactores fundadores de Diario Libre. Especializada en la entrevista, recopiló las publicadas en la revista Rumbo y en el periódico Listín Diario en un volumen titulado "La palabra de los sueños".