Lo que pienso

Es la manera como yo veo el mundo y lo que en él acontece. Es como evalúo mi entorno, sin juzgarlo. Son mis convicciones. Es, sencillamente, lo que pienso.

Living will o morir con dignidad

Hace  unos días leí el libro “Dijiste que me querías” de María Antonieta Collins, periodista de Univisión conocida por su trabajo en el noticiero nacional de la cadena, en el que comparte su desagradable experiencia con su marido, infiel hasta los huesos, para, en cierta forma, ayudar a otros a lidiar con experiencias de este tipo.

Una historia que envuelve cáncer, infidelidad y amor. Lidiar con el deseo de acompañarlo en su enfermedad y el despecho por tan escandalosa traición.

La infidelidad de su esposo quedó descubierta a la par que un diagnóstico de cáncer terminal en los riñones, poco  después de ella haberlo recogido al aeropuerto al regresar él de uno de sus tantos “viajes de trabajo”. Aturdido él por un fuerte dolor que le comprometía la cabeza, el costado, el cuello, terminaron en emergencia de un hospital de la ciudad de Miami donde se enteran del fatal diagnóstico.

Él, que al parecer venía a terminar su relación de más de diez años con la Collins, a causa de un romance que ya llevaba dos años, se encuentra atrapado por un diagnóstico de cáncer terminal y lo único bueno y valioso que tiene en ese preciso instante es a esa maravillosa mujer que lo amó tanto que fue capaz de atenderlo en su lecho hasta que exhaló su último y prolongado suspiro sin faltar un solo día a sus compromisos laborales en la cadena de televisión. Para entonces, Collins era la presentadora del programa mañanero “Cada Día” de Telemundo.

Entre todo lo que relata la Collins me llamó mucho la atención un trámite que debía hacerse obligatoriamente: llenar un living will. No importa la condición del paciente, era preciso. No importaba la decisión sobre si dejarse resucitar o no, si aplicarse  o no tratamientos, en fin, todos los procedimientos para prolongar su vida o no hacerlo debían estar especificados en esas hojas, explicó la trabajadora social a la vez de asegurarle que el doctor (que les atendió hasta el último día) era muy cuidadoso con sus pacientes y exige que todos llenen su living will conocido en español como testamento de salud y vida.

¿Qué es el living will? Es lo más parecido a morir con dignidad.  Algo que para la familia del paciente representa  paz mental sin límites, tal como seguía exponiendo la trabajadora social. En ese instante, la Collins y su marido quizá no veían la necesidad de aquel protocolo pero llegado el irremediable momento, ese formulario dio la paz que realmente requerían luego de siete meses de ardua batalla con el cáncer.

Tanto ella como su esposo, mucho antes de conocer la tragedia a la que tuvieron que enfrentarse, habían conversado sobre que si un día les pasaba algo y se encontraban graves, pero sin remedio de cura, no dejarse en una cama convertidos en un vegetal.

 “Eso nunca”, le decía él a ella, “pelea por mi todo lo que sea necesario siempre que haya esperanza, pero recuerda siempre que no quiero por ningún motivo terminar dando lástima a la gente, desfigurado, hecho una piltrafa”.

Ella siempre le respondía lo mismo. “Te lo prometo” y acto seguido ella le hacia otra petición: “Si me pasa algo, pelea por mi vida, pero si no hay remedio, por favor no me dejes convertida en un vegetal en una cama”.

Y así fue. Él, al percatarse que había tocado fondo y que no había marcha atrás, hizo cumplir la petición plasmada en su living will. Ella, con mucho dolor y profunda pena, olvidando su terrible infidelidad en esos momentos de tanta angustia, no tuvo otra salida. Fue una decisión tomada por él y solo por él cuando estaba consciente de lo que quería y de lo que no.

Fue sedado para que no estuviera en plena conciencia de los estragos que estaba ocasionándole la enfermedad descubierta en etapa cuatro (de haber sido diagnosticada en su etapa inicial se hubiera ahorrado todo lo que vivió, dicen las estadísticas).

El living will, o morir con dignidad, es un trámite que en nuestro país, aunque no sé si es obligatorio, muchos médicos llevan a cabo. En mi experiencia, nos tocó vivirlo con nuestro padre y, créanme, exonera de responsabilidad a los familiares por ser el propio paciente quien decide la suerte que quiere correr llegado el momento final de sus días aquí en la tierra.

Living will o morir con dignidad. Todos lo merecemos, morir con dignidad.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre la autora

Periodista. Ha laborado en los principales medios escritos del país. Fue editora de la revista Madre Única editada por Editora AA y miembro del cuerpo de redactores fundadores de Diario Libre. Especializada en la entrevista, recopiló las publicadas en la revista Rumbo y en el periódico Listín Diario en un volumen titulado "La palabra de los sueños".