Al lado del camino

Los mundos nuevos deben ser vividos antes de ser explicados. (Alejo Carpentier)

¿Cosas de la vida?

Este domingo disfrutéde una de las maravillas de esta isla: vi, a pocos metros, una familia de ballenas jorobadas regocijándose en las magníficas condiciones que les ofrece para su reproducción la mayor bahía del Caribe, la de Samaná. De forma organizada y con todas las medidas de seguridad para no perturbar ni hacer daño a estas inmensas criaturas; una excursión me permitió  vivir una experiencia enriquecedora, decididamente inolvidable.

Luego, mientras regresaba a tierra firme, me decía que esta columna de opinión versaría sobre esta experiencia. Es urgente hablar de la protección de nuestras especies, en especial de aquellas en peligro de extinción por la actividad depredadora del ser humano. Las emociones se agolpaban en mi, hacían tropezar el diálogo agitado entre los amigos que intentábamos  codificar las impresiones sobre el  espectáculo vivido. Sentía la urgencia de escribir sobre el tema.

Hay millones de tropiezos, problemas y conflictos, pero una tarde como hoy, recuerdo al comediante Begnini y su icónica divisa: ¡La vida es bella!

Pero luego caíen cuenta que esta misma semana tendrían lugar otros eventos de importancia. Uno de ellos lo es sin duda una nueva ronda de negociaciones entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos. Importante, sí, pero solo un capítulo de un proceso en curso que seguramente tendráaltas y bajas, avances y retrocesos…el clásico toma y daca que nadie sabe a lo que conducirá. Me anoto entre los optimistas, pero me reservo el beneficio de las dudas.

Y ¡vaya coincidencia!, mientras las delegaciones de Cuba y EE.UU. se encuentren negociando, estaráocurriendo otro acto en La Habana, de gran belleza, simbolismo y trascendencia. La continental Casa de Las Américas estaráhomenajeando a una institución homóloga dominicana, nuestra querida Casa de Teatro, por su trayectoria de poco más de 40 años de trabajo sostenido en función de la cultura dominicana y universal.

Pienso en estos tres hechos y se me antojan como corrientes marinas que se mueven en las profundidades, en la esencia de los hechos y procesos de la vida ¡Qué impresionante que en tan breve lapso asista a tres fenómenos de distinta naturaleza pero todos de signo positivo! Si nos limitamos a mirar la superficie, los fenómenos visibles con toda la contaminación que arrastran; seguramente quedaremos empantanados en una visión pesimista, en la desesperanza y el desencanto. Pero, piénselo de nuevo:

En un punto del territorio dominicano, por designio de la naturaleza pero con el apoyo de unas políticas de preservación adecuadas, las ballenas jorobadas encuentran su santuario y brindan disfrute a la gente con un espectáculo espontáneo  de altísimos quilates.  Desde territorio dominicano parte hacia la Habana Freddy Ginebra y un numeroso grupo de amigos que de forma voluntaria y con recursos propios le acompañan para ser testigos del homenaje a lo más auténtico de la cultura dominicana. Allí estarán, en La Habana, sede de Casa de las Américas y capital de una isla que hoy parece estar enfrascada en redefinirse. Se dan pasos que le permitan ponerse al día en los procesos que marquen el avance posible, superando enconos, desencuentros, restricciones y todo el lastre que ha sostenido el pueblo cubano sobre sus hombros durante más de medio siglo de no relaciones y conflicto.

Reconozco que a veces los tropiezos cotidianos me amargan el humor y necesito desfogar con una columna un poco ácida y sombría. Pero el optimismo y el amor a la vida son más consustanciales a mi carácter. Esta es si duda una gran semana; gracias a la belleza de las ballenas jorobadas, a la cultura verdadera que se hermana, trasciende y alcanza reconocimiento; y a  las políticas de distensión que este viernes estarán buscando su cauce en la mesa de negociaciones en Washington.

Hay millones de tropiezos, problemas y conflictos, pero una tarde como hoy, recuerdo al comediante Begnini y su icónica divisa: ¡La vida es bella!

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.