Historia de la Medicina

El propósito que nos anima es dar a conocer la historia de la Medicina dominicana a través de las reseñas biográficas y profesionales de sus principales protagonistas, tanto dominicanos como extranjeros. Es también rescatar del olvido a quienes han contribuido de manera decidida con el saber científico dominicano.

Dr. Alejandro Cabral de León, un pionero en el Sur

Nacido en San Juan de la Maguana en 1883, el doctor Alejandro Cabral de León está considerado uno de las personalidades más sobresalientes de su ciudad natal.

Con apenas 16 años, Cabral de León obtuvo el título de maestro en la entonces Escuela Normal de Santo Domingo, y un año más tarde, en 1900, se inscribió en el Instituto Profesional, recibiendo su diploma de licenciado en Medicina y Cirugía en abril de 1905, con la tesis “Resultado clínico del uso del suero antitetánico en Santo Domingo”.

Mientras cursó sus estudios de Medicina, fue practicante del Hospital Militar de Santo Domingo, bajo la dirección del doctor Fernando A. Defilló y tuvo como condiscípulos a Heriberto Pieter, Abel González y Manuel García.

Empero, y por las difíciles circunstancias políticas y sociales de la época, recibió el exequátur que le permitiría ejercer la profesión en 1920. Con su acreditación en mano, ejerció como cirujano en el Hospital Presidente Vásquez, en Azua.

En 1923 regresa a San Juan de la Maguana donde funda la Clínica Santa Teresa, ubicada en una finca de su propiedad en la sección La Culata, donde realiza todo tipo de cirugías. De acuerdo con el doctor Francisco Moscoso Puello, en esta clínica se utiliza por primera vez en la región sur el suero fisiológico. Además de la clínica, el doctor Cabral de León funda también una sala de socorro y una farmacia, ubicadas ambas en la calle Santomé de esta ciudad sureña.

El profesional conjuga la práctica médica con una activa participación en eventos internacionales. Destaca su asistencia en calidad de delegado dominicano al Primer Congreso Panamericano de Eugenia y Hornicultura, celebrado en 1925 en la ciudad de La Habana, Cuba. Dos años más tarde, en el 1927, fue delegado al V Congreso Panamericano del Niño, celebrado también en La Habana, Cuba, junto a los  doctores Ramón Báez y José Dolores Alfonseca.

En 1930 asistió al Congreso del Cáncer celebrado en Montevideo, en Uruguay, donde presentó un trabajo titulado “Epiteliomas incipientes tratados con diatermia quirúrgica”, que tuvo tal acogida que se le otorgó la Medalla de Honor de ese congreso en reconocimiento de su aporte académico.

En el 1928 fue designado catedrático de la Universidad de Santo Domingo.

Durante su ejercicio profesional de cuarenta años se distinguió por una marcada dedicación al bien común, ofreciendo consultas, medicamentos y cirugías sin costo para sus conciudadanos que lo necesitaban.  Además de la cirugía, rama en la que descolló, se dedicó con mucho interés a las enfermedades de los niños. Trató siempre de ofrecer los nuevos adelantos médicos a su ciudad y de hecho en su Clínica Santa Teresita estuvo el primer laboratorio clínico de San Juan de la Maguana.  

Su vida estuvo dedicada al ejercicio de la profesión con un marcado compromiso social, como lo describió el ingeniero Sinencio Ramírez, historiador. Parte de este compromiso fue su incursión en la política, primero como senador por la provincia de Azua, de la que entonces formaba parte San Juan de la Maguana, y posteriormente como candidato a diputado.

Su muerte se produjo en noviembre del 1945. Diez años después, en 1955, el Estado  adquirió la antigua sala de socorros del doctor Cabral y edificó un hospital al que se dio el nombre de Santomé. Luego de la muerte de Trujillo y a instancias de diversos grupos sanjuaneros, entre los que destacó el Club Rotario San Juan,  el hospital pasó a llamarse “Hospital Regional Suroeste Dr. Alejandro Cabral”, nombre que conserva al día de hoy, como merecido reconocimiento a un pionero y hombre de bien.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Graduado en Medicina de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña, con especialidad en Oftalmología en el Servicio de Oftalmología del Instituto de Investigaciones Clínicas y Medicas de la Clínica Nuestra Señora de la Concepción de la Fundación Jiménez Díaz, de Madrid, España. Articulista habitual en periódicos y revistas nacionales y extranjeros. Autor de varios libros sobre temas de su especialidad.