Vivir la trama

En esta columna el lector encontrará experiencias de la autora y reflexiones en torno a temas que abarcan las relaciones personales, ser mujer joven dominicana, el cine y cómo Vivir de manera que la Trama del día a día sea tan emocionante como una película.

El regreso a la media isla

No fue hasta que me encontré con el desorden en los puestos de migración en el Aeropuerto Internacional de Las Américas que caí en cuenta de que estaba regresando a mi país. La vergüenza me invadió frente a algunos turistas que desesperados aguardaban su turno en las filas malogradas. Fue entonces cuando me dije a mi misma: “Bienvenida a RD”.

Mi familia aguardaba por mí con un cartel morado que rezaba “Violeta 2014” y no pude hacer otra cosa que reírme y bromear acerca de su significado político. Lo que más añoraba, además del calor familiar, era probar el sazón del hogar que desde hacía once meses no tenía el placer de hacerlo, y esa es una de las razones positivas de estar de vuelta.

Sin embargo, la felicidad de la comida empezó a desvanecerse durante mis primeros encuentros con el tránsito dominicano, los AMET y demás yerbas aromáticas. La verdad es que en tan poco tiempo los cambios son imperceptibles para quien regresa. La que se siente diferente dentro de esta sociedad soy yo.

Los nuevos comienzos suelen ser difíciles y este para mí no ha sido la excepción. Pensé que sería menos traumático regresar al lugar donde siempre he vivido, pero la realidad es que todos han seguido sus vidas, y en mi cabeza existía el pensamiento de que tal vez podían hacer un stop para ayudarme con la transición que significa reinsertarse en un país tan particular como el nuestro.

Para ilustrar este sentimiento creo que una de las escenas que mejor lo logra es una de la película 500 Days of Summer, en la que se muestra la realidad versus las expectativas del personaje Tom. Alguien me escribió a los pocos días de llegar “ojalá tu país te coloque en el lugar que mereces”, y más tarde otra persona me dijo que mejor no esperara eso, un claro ejemplo de aterrizaje inmediato.

Mientras el panorama se arregla un poco (o encuentro trabajo) me gustaría que al igual que tomamos una clase de orientación cuando entramos en la universidad,  existiese algún grupo de apoyo o de terapia para los que nos enfrentamos a este choque, una especie de asociación de estudiantes dominicanos que hayan vivido un tiempo fuera y regresen a este país que parece haberse quedado en el atraso.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Violeta Lockhart es violinista y licenciada en Comunicación Social Summa Cum Laude, egresada de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra. Ha escrito y dirigido varios cortometrajes con mirada de género, premiados en el país. Actualmente reside en Sevilla, donde cursa un Máster en Guión, Narrativa y Creatividad Audiovisual.