Arriba y al fondo

Pienso más rápido de lo que hablo, así que mejor escribo. Este blog es una escalera a mi cabeza (en el pasillo del medio dobla a la derecha en la primera puerta).

Azul, rosado y otras mentiras

Estoy harta de los cuentos de princesas. De príncipes. De damiselas en peligro. De caballeros. Estoy harta de tener miedo de no ser frágil. Él que dijo que a la mujer no  se le puede tocar “ni con el pétalo de una rosa”(por más lindo que se oiga) era machista. Machista porque mientras nos sigan queriendo vender la idea de que las mujeres somos cosas delicadas que hay que tener en un pedestal no vamos a avanzar. Machista porque asume que los hombres son animales toscos que con sólo tocarnos hacen que nos desboronemos. Por favor, estamos en el siglo XXI ya.

La semántica es algo traicionero. Supongo que se puede asumir que el feminismo es un grupo de mujeres locas que odian a los hombres porque se parece a la palabra “machismo”, que es un grupo de hombres y mujeres (no locos, obviamente) que odian a las mujeres.

Escribiendo este artículo tenía miedo de hablar de feminismo directamente porque sentía que desde que mencionara esa palabra tan fea lo que sea que dijera iba a ser culpa de que seguro estoy en esos días y necesito comerme un chocolate. Porque por más que nos quieran decir que las mujeres somos bolitas de sentimientos listas para explotar en cualquier momento, cuando empezamos a decir lo que pensamos es que estamos con las hormonas hechas un tollo. Para que nadie piense que estoy loca mejor dejo esto aquí, con azúcar, flores y muchos colores. Pero no, mejor loca que sumisa.

El problema con el machismo es que muchas veces son las mismas mujeres que lo mantienen vivo. ¿A qué muchacho no le han dicho que “el hombre hombre” no llora? El hombre muchas veces se cree fuerte porque está emocionalmente atrofiado. Entonces, como sentir es para mujercitas, mejor nos damos golpes. Y como nos damos golpes seguro salimos más fuertes. Y como las mujeres no se dan golpes y si nos dan golpes no nos duelen, entonces las mujeres son débiles. “Trompón” de guerra en el pecho, ugauga y demás. Otra forma en que las mujeres mantienen vivo el machismo es con el síndrome de la megadiva. ¿Cómo vamos a ganarnos un puesto en esta sociedad pretendiendo que ponerse un cc de nalgas es mejor que leerse un libro? Mientras nos sigamos vendiendo (sí, como cosas) como “cuerpos hot” llenas de silicón y maripositas en la televisión va a ser difícil que las chapas que vibran y demás hierbas aromáticas dejen de circular por la radio.

Que no falte el famoso “todos los hombres son iguales.” Bueno, ni modo, porque desde que aparece uno que no te dijo nada sucio e irrespetuoso en las primeras dos oraciones o es un palomo o es gay. Sean serias. Eso del hombre con pelo en pecho que te paga la cuenta y te abre la puerta se tiene que acabar. No podemos querer que nos dejen de tratar como princesas estúpidas mientras obligamos a nuestros novios o esposos a que nos mantengan. Querida mujer, tú no eres una flor, eres una persona. A ti se te toca con la mano, no con pétalos. Aprende a ser fuerte tú sola que no hay ningún cavernícola que te hale por el pelo para protegerte ya.

Los roles de género nos afectan a todos y por eso el feminismo es importante. Este movimiento, en su esencia, aboga por la igualdad entre hombres y mujeres. No podemos hablar de los estúpidos estándares de belleza, por ejemplo, sin mencionar como las mujeres nos vemos bombardeadas con imágenes de modelos flaquísimas y lindísimas. Tan flacas y tan lindas que ni ellas mismas se ven así. Sin embargo, las mujeres no son las únicas que sufren por esto. ¿Será que todos los hombres parecen modelos de Calvin Klein? Es el mismo caso con las Barbie  y los muñecos de acción: nosotras las mujeres nunca vamos a vernos como la famosa rubia y los hombres nunca se van a ver como He-Man.

Ya hemos avanzado mucho(se supone) como para pretender que las mujeres todavía sólo sirven para amas de casa o que los hombres no pueden fregar sus platos. Yo no nací para tener que casarme y ser mamá para que la sociedad no me mire mal. Los hombres no nacieron para beber cerveza y mantener muchachos. Hay que dejar de estar queriendo poner a todas las mujeres en una cajita rosada y a todos los hombres en una azul. Cada quien que asuma el rol que se le pegue la gana. Que las niñas jueguen con carritos. Que los niños jueguen con sets de cocina. Que se mueran las princesas. Que se mueran los caballeros

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.