Al lado del camino

Los mundos nuevos deben ser vividos antes de ser explicados. (Alejo Carpentier)

El poder de la lengua: la traducción

La traducción es un oficio, (si no un arte), tan viejo como la comunicación escrita, y tan imprescindible que sin ella cada cultura se habría mantenido aislada de la otra, como quistes dañinos que inundaran la superficie terrestre. Es un trabajo paciente y difícil, en el que a cada segundo se levanta una nueva disyuntiva, es preciso escoger el término exacto. No hay que olvidar que el lenguaje busca la precisión pero casi nunca la alcanza. Su ambigüedad, tan relacionada a, y condicionada por su naturaleza polisémica, es a un tiempo obstáculo y belleza.

Es asíque quien traduce no sólo busca acercarse al sentido que el autor del texto original quiere llevar a los receptores; sino además trata de comprender la percepción que tiene el autor de símismo. No me interpreten mal. Me explico.

Todo aquel que escribe con el afán de comunicar, lo hace sobre la certeza de que es una persona con el talento necesario para comunicar efectivamente. Por tanto, la mayoría aspira a que su texto no sea alterado en lo más mínimo, sino solamente transferido a otra lengua sin variaciones. Si, por casualidad, el autor conoce la lengua a la que se ha traducido su texto, generalmente no la domina, porque de otra forma lo habría escrito directamente “de su puño y letra”, como se decía en la época precibernética.

Por su parte, el traductor, que a su vez tiene la sensibilidad de un creador y el aplomo de quien conoce otro idioma, debe tomar decisiones entre apegarse estrictamente al texto original, o facilitar al receptor una mejor comprensión adaptando ciertas áreas del discurso original a las características del nuevo idioma.

A veces, el traductor se enfrenta a un autor dúctil, complaciente en cierto sentido; que privilegia la efectividad con la que su código debe ser recibido por el interlocutor en una lengua diferente. Es ahíque el clima de trabajo se torna agradable, la traducción fluye, el final casi siempre seráfeliz. Añádale al saldo positivo, que mientras se traduce se aprende de los más insospechados temas, se recibe información que de otra manera habría estado fuera de nuestro alcance.

Pero hay ocasiones en las que el autor no admite variaciones; tan extremo es su celo que no hay forma posible de hacer que su obra sea comprendida en otra lengua, porque va maniatada a las exigencias del autor y el idioma original. El resultado puede llegar a ser mediocre, el proceso desbastador para las energías físicas y mentales del traductor; y toda la operación puede llevar al fracaso.

Si han comprendido lo que aquíles cuento, ahora tendrán una mejor idea de las dificultades que se presentan a quienes nos ocupamos, entre otras cosas, de traducir. Bueno sería también que todos los clientes tuvieran igual actitud. En general, no me puedo quejar de los míos, pero ocasionalmente aparece alguien que necesita de nuestro trabajo al tiempo que lo menosprecia y, por supuesto, no estádispuesto a honrar el precio que conlleva.

Si conocen a alguien asíy han entendido lo que aquíles he dicho, por favor ayúdennos para que todos vivamos en paz, y podamos comunicarnos en diferentes idiomas con la mayor eficiencia. Y una cosa más, aunque vaya en contra de los intereses del negocio: no pierda ocasión de aprender idiomas, no uno ni dos sino todos los que pueda. Ser bilingüe hace algún tiempo era un gran mérito. Hoy los empleos mejor remunerados exigen más de dos idiomas. Y un mundo que no se comunique no progresa. Ese es mi mejor consejo para esta semana lluviosa y para todas las que siguen.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.