Historia de la Medicina

El propósito que nos anima es dar a conocer la historia de la Medicina dominicana a través de las reseñas biográficas y profesionales de sus principales protagonistas, tanto dominicanos como extranjeros. Es también rescatar del olvido a quienes han contribuido de manera decidida con el saber científico dominicano.

El doctor Mairení Cabral conjugó medicina y arte

Nacido en Santo Domingo en el 1916, Mairení Cabral se graduó de bachiller en Ciencias Físicas y Naturales en su ciudad natal.  En 1937 ingresó a la Universidad de Santo Domingo, a la carrera de Medicina, que finalizó en junio del 1943 con la tesis “Contribución al diagnóstico precoz del embarazo con la prueba del calostro”.

 Durante sus estudios había asistido regularmente al Hospital Padre Billini y gracias a las orientaciones del doctor Francisco Moscoso Puello, se dedicó a la cirugía. Una anécdota refleja su talante: el día de su graduación recibió una llamada del doctor Moscoso Puello que le dijo: “Te felicito, te tengo tu regalo de graduación: una hernia estrangulada, espero vengas a operarla”.

Mairení Cabral, cuarto desde la izquierda
Mairení Cabral, cuarto desde la izquierda

En el mismo año de su graduación inicia su trayectoria profesional al ser nombrado médico interno del Hospital Padre Billini, donde se dedica a la cirugía, de manera general, y a la ortopedia en particular. Llegó a ser jefe del servicio de cirugía ortopédica de este centro.

 En 1944 participa en el Congreso Médico del Centenario de la República, presentando un trabajo sobre la vida del doctor Luis Eduardo Aybar. 

En el 1956 es nombrado jefe del servicio de ortopedia del entonces Hospital Dr. William Morgan. Su capacidad profesional y su gran sentido de organización le valieron su designación como director del hospital en el 1957.

En 1961, y tras la muerte de Trujillo, el doctor Cabral sugiere el cambio de nombre del hospital por el de Dr. Luis Eduardo Aybar. En su labor como director del centro desarrolló la premisa de “aprender, ayudar y enseñar”.

Decía el doctor Héctor Millán que bajo la dirección del doctor Cabral “el hospital adquirió su madurez”.  De hecho, en la gestión de más de dos décadas del doctor Cabral, se duplicó el número de camas, se abrió el primer banco de córneas del país, se editó el Boletín del Hospital, valiosa contribución a la ciencia médica dominicana, se inauguro la Unidad Académica y se inició la residencia de cirugía y realizó una gran cantidad de cursos de administración hospitalaria.

También desde su puesto de director, el doctor Cabral promovió la celebración de múltiples actividades científicas, y en 1967 auspició un simposio sobre  glaucoma que dio lugar a la formación de la Sociedad Dominicana de Oftalmología.

En 1979, al retirarse de la dirección, el doctor Cabral afirmó con marcado orgullo que durante su gestión el hospital “nunca entró en déficit ni fue motivo de escándalo”. 

En su dilatada vida profesional, del doctor Cabral fue profesor de las universidades Autónoma de Santo Domingo y APEC, y fundador de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña. Fue además miembro del Colegio Dominicano de Cirujanos, de la Sociedad Dominicana de Ortopedia, de la Sociedad Dominicana de Cardiología y miembro de honor de la Sociedad Dominicana de Oftalmología.

En 1971, recibió la Orden de Duarte, Sánchez y Mella en el grado de Caballero, concedida por el Gobierno Dominicano.

Es preciso mencionar otra de las actividades en que se destacó el doctor Cabral fue la pintura, siendo uno de los primeros profesores de la Escuela Nacional de Bellas Artes, donde impartió la materia de Anatomía Artística.

Luego de su retiro se dedicó a la práctica privada y fundó el Grupo Médico Maireni Cabral.  Falleció en el 1990, dejando un legado extraordinario envuelto en una gran humildad.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Graduado en Medicina de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña, con especialidad en Oftalmología en el Servicio de Oftalmología del Instituto de Investigaciones Clínicas y Medicas de la Clínica Nuestra Señora de la Concepción de la Fundación Jiménez Díaz, de Madrid, España. Articulista habitual en periódicos y revistas nacionales y extranjeros. Autor de varios libros sobre temas de su especialidad.