Vivir la trama

En esta columna el lector encontrará experiencias de la autora y reflexiones en torno a temas que abarcan las relaciones personales, ser mujer joven dominicana, el cine y cómo Vivir de manera que la Trama del día a día sea tan emocionante como una película.

Llegó la hora de “volvé”

Así dice la canción de Rita Indiana que me ha acompañado en estas últimas semanas antes de volver a mi media isla, y aunque me contagia esas ganas de regresar con la tierra que me vio nacer, también me recuerda algunos de los miedos que asoman con esto.

Recuerdo que al llegar a Sevilla andaba por las calles con la angustia de que me fuese a pasar algo, con el tiempo entendí lo que significaba vivir en una ciudad segura. Me aterra pensar que perderé esa confianza de caminar por las calles a cualquier hora del día por temor a que me asalten, me roben o incluso puedan matarme por el nivel de delincuencia que hay en Santo Domingo. Es triste sentirse preso en tu propia ciudad. 

Me preocupa volver y encontrar el ambiente de “lambonismo” de siempre, en torno al cual se manejan las cosas para lograr el reconocimiento, para un trabajo o una beca. Es lamentable que si no eres hijo de algún funcionario o no tienes un enchufe, te obvien aunque los méritos sean mayores, la gente está tan acostumbrada a ese nivel de clientelismo que lo asume con toda la normalidad del mundo. 

Luego de vivir once meses en un país donde no me ha faltado la energía eléctrica, tendré que enfrentarme a los apagones, acompañados de altas temperaturas y escasez de agua. Me da miedo saber que es muy probable que al llegar me de la chikungunya o el dengue y que tendré que pasar como diría Juan Luis Guerra, “el Niágara en bicicleta”. 

Lidiar con carros públicos, guaguas, motoconchos, voladoras y otros artefactos del transporte dominicano me da pánico. El desorden que muchas veces lideran las autoridades me deprime y luego de pasar este tiempo en un panorama totalmente diferente, con aplicaciones sobre rutas y tiempos de llegada de los autobuses públicos, enfrentarse de nuevo con el atraso no es nada alentador. 

Me aterra pensar que tendré que enfrentarme al macho dominicano, ese que por las calles te dice cualquier tipo de indecencia, a los hombres que minimizan a la mujer y a los que no son capaces de promover la equidad. No quiero leer cada semana en la prensa nuevos casos de feminicidios, ni formas de maltratos o violencia contra la mujer. La cultura androcéntrica todavía prevalece y pensar que todavía no lo reconocemos es lo que más miedo me da. 

Sin embargo, todos tenemos nuestros miedos, la diferencia la hacemos al momento de afrontarlos. Sé que volveré y no seré la misma que se fue, intentaré aportar desde mi lugar en la sociedad mi granito de arena para cambiar un poco las cosas; tampoco es que me crea una súper heroína, pero entiendo que lo bueno de salir es que te permite ver la realidad desde otra perspectiva, tanto las cosas buenas que mencionaba en otro artículo, como estos miedos que el regreso inminente trae a mi encuentro. 

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Violeta Lockhart es violinista y licenciada en Comunicación Social Summa Cum Laude, egresada de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra. Ha escrito y dirigido varios cortometrajes con mirada de género, premiados en el país. Actualmente reside en Sevilla, donde cursa un Máster en Guión, Narrativa y Creatividad Audiovisual.