Historia de la Medicina

El propósito que nos anima es dar a conocer la historia de la Medicina dominicana a través de las reseñas biográficas y profesionales de sus principales protagonistas, tanto dominicanos como extranjeros. Es también rescatar del olvido a quienes han contribuido de manera decidida con el saber científico dominicano.

Héctor Mateo, una vida dedicada a la cardiología

El nombre de Héctor Mateo Martínez está íntimamente ligado a la cardiología dominicana. Nace en Cotuí en el 1921. Luego de realizar su bachillerato ingresa en el 1941 a la Universidad de Santo Domingo a estudiar la carrera de Medicina.

Durante sus estudios recibe clases del doctor Nicolás Pichardo, junto a quien aprendió a auscultar al paciente y a detectar las principales cardiopatías que se presentaban en aquella época.

Finalizados sus estudios universitarios, realiza su pasantía de Ley en El Cercado y Elías Piña. En 1948 ingresa al Hospital Juan Pablo Pina, de San Cristóbal, donde en esos años el doctor Francisco Hernández realiza las primeras cirugías del corazón.

El doctor Mateo tuvo la influencia de cardiólogos como Manuel Tejada y José Fernández, quienes habían regresado de México y ejercían la especialidad en el  Hospital Salvador B. Gautier.

Para entonces, laboraba en el Hospital Juan Pablo Pina el doctor Agha Emam Zade, cardiólogo de origen persa, quien ejerció una marcada influencia en el doctor Mateo y otros médicos de la época.

En 1951 se traslada a la Universidad de Minnesotta, en los Estados Unidos, para realizar su postgrado en Cardiología. De vuelta al país, se integra al hospital de San Cristóbal, del que llega a ser jefe del Servicio de Cardiología.

En esa época participa de las primeras cirugías de simpatectomía dorsolumbar bilateral para controlar la hipertensión arterial, que realizaba el doctor Hernández Álvarez, encargándose del pre y posoperatorio. También participa en cirugías de pacientes con estenosis de la válvula mitral por causa de la fiebre reumática.

En 1962, el doctor Mateo es nombrado jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Infantil Dr. Robert Reid Cabral, y en ese mismo año forma parte del grupo de médicos que fundan la Sociedad Dominicana de Cardiología.

Dos años después, en 1964, dicta charlas sobre la necesidad de la creación del Instituto Dominicano de Cardiología, junto a los doctores Guarocuya Batista del Villar y Ángel Chan Aquino. Se inician las actividades de la Sociedad de Cardiología y del Instituto en el Hospital Dr. Francisco Moscoso Puello, hasta trasladarse a su local en el 1985.

También es iniciativa del doctor Mateo el andar de la Fundación Dominicana de Cardiología, desde donde se trazan las necesidades de la cardiología dominicana y se evalúan las carencias de los pacientes de nuestro país.

 En 1965 es elegido presidente de la Sociedad Dominicana de Cardiología. Tuvo una gran participación en el primer Congreso Dominicano de Cardiología celebrado en el 1967, y que contó con la presencia de importantes figuras de la cardiología mundial. En 1968 es elegido “fellow” del Colegio Americano de Cardiología.

El doctor Mateo fue fundador de la Revista Archivos Dominicanos de Cardiología junto al doctor Guarocuya Batista, y ya había publicado varios trabajos sobre la importancia de la fiebre reumática en nuestro país. Otros temas de gran importancia tratados por él Mateo han sido la epidemiologia de las enfermedades cardiovasculares y las malformaciones congénitas del corazón.

 Su labor sobresaliente en la Fundación Dominicana de Cardiología y en el Instituto Dominicano de Cardiología fue reconocida con la Orden de Juan Pablo Duarte en el grado de Caballero, su investidura como Profesor Emérito de la UNPHU y la Medalla de Honor de la Cardiología Panamericana. El Senado de la República Dominicana le honró declarándolo Médico Distinguido.

 Dedicación a las obras filantrópicas se extiende a los Clubes de Leones, a los Bomberos, a la Fundación Progressio.

A sus 93 años sigue activo, ofreciendo su ayuda y su experiencia a favor de las mejores causas de nuestro país.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Graduado en Medicina de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña, con especialidad en Oftalmología en el Servicio de Oftalmología del Instituto de Investigaciones Clínicas y Medicas de la Clínica Nuestra Señora de la Concepción de la Fundación Jiménez Díaz, de Madrid, España. Articulista habitual en periódicos y revistas nacionales y extranjeros. Autor de varios libros sobre temas de su especialidad.