Historia de la Medicina

El propósito que nos anima es dar a conocer la historia de la Medicina dominicana a través de las reseñas biográficas y profesionales de sus principales protagonistas, tanto dominicanos como extranjeros. Es también rescatar del olvido a quienes han contribuido de manera decidida con el saber científico dominicano.

Ramón de Lara, compromiso con la ciencia y el país

Reconocido médico y político, Ramón de Lara, nacido en Moca en 1884, fue una de las primeras víctimas morales de la dictadura de Trujillo.

Graduado de bachiller en Puerto Plata, se marcha a Bruselas, Bélgica en el 1903, donde se gradúa de doctor en Medicina en el 1909, siendo el primer extranjero en ser admitido como médico en esa nación.

Regresó a su natal Moca en el 1910 tras pasar reválida en el Instituto Profesional, de acuerdo a la Ley del Juro Médico. Posteriormente, se muda a Santiago donde funda, junto al Dr. Vicente Grisolía, la Clínica Mercedes.

En Santiago descolló rápidamente como uno de los más prestigiosos médicos de aquella ciudad. Su capacidad de trabajo era extraordinaria así como su desprendimiento y vocación de servicio. Fue director honorifico del Hospital San Vicente de Paul y participó en la reinauguración del Hospital San Rafael en Santiago, del que fue subdirector. En 1916 fue catedrático de Medicina del Instituto Profesional de Santiago.

Durante la primera ocupación militar norteamericana, que se extendió de 1916 a 1924,  De Lara intentó que el Hospital San Rafael no fuera cerrado, lo que le costó enfrentamientos con el ministro de Sanidad, Coronel R. Hayden.

En 1920 se traslada a Santo Domingo, donde inicia su labor en el Hospital Nacional, antiguo Hospital Militar, situado al lado de la Fortaleza Ozama, y de inmediato su mística de trabajo le imprime nuevos bríos a ese centro, al que también convierte en un relevante espacio docente.

De Lara era un gran cirujano y ginecólogo. En el Hospital Nacional, del que fue director desde el 1926,  junto a los doctores Rafael Alardo y Miguel Pardo, realiza una gran cantidad de exitosas cirugías. En 1928 es nombrado rector de la Universidad de Santo Domingo.

Parejamente, funda la Clínica Mutual Española, uno de los primeros centros privados de la ciudad de Santo Domingo, que en los días siguientes al ciclón de San Zenón, abrió sus puertas  al servicio público. De Lara era muy cercano al entonces presidente de la República, Horacio Vásquez, tío de su esposa, a quien alerto de los manejos de Trujillo.

Aprovechando la coyuntura nacional creada por ciclón, Trujillo emitió el Decreto 36,  mediante el cual se ordenó la expulsión del país del reputado médico, quien se encontraba en Puerto Rico. Unos días después fue cancelado su nombramiento como rector de la Universidad.

No obstante, De Lara logra regresar al país, y continúa su práctica médica. Compra entonces la Clínica Mercedes tras la muerte del Dr. Luis Eduardo Aybar. En 1933 se le pide que apoye la reelección de Trujillo, a lo que se niega y es enviado a la cárcel.  Ya antes había molestado antes con su actitud digna al régimen del dictador, cuando siendo presidente del Congreso Médico celebrado en 1933 criticó abiertamente al tirano.

Tras su excarcelación, es enviado a ejercer en San Cristóbal bajo una permanente vigilancia.En 1935 es nuevamente detenido junto a un grupo de opositores, y tras muchas penurias logra salir del país en el 1936, tras un juicio en que le condenó a tres meses de cárcel. Se traslada a París, pero finalmente decide establecerse en Caracas, Venezuela, en la Clínica Razzet, en donde ejerció por más de veinte años.

La solidaridad de los venezolanos fue extraordinaria y sus colegas le ayudaron a efectuar su reválida, que fue aceptada sin mayores trámites. En el 1956 se trasladó a Nueva York para una cirugía que se complicó con una flebitis que le produjo la muerte.

Una vida de ejercicio médico con la mayor dignidad y profesionalidad.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Graduado en Medicina de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña, con especialidad en Oftalmología en el Servicio de Oftalmología del Instituto de Investigaciones Clínicas y Medicas de la Clínica Nuestra Señora de la Concepción de la Fundación Jiménez Díaz, de Madrid, España. Articulista habitual en periódicos y revistas nacionales y extranjeros. Autor de varios libros sobre temas de su especialidad.