Historia de la Medicina

El propósito que nos anima es dar a conocer la historia de la Medicina dominicana a través de las reseñas biográficas y profesionales de sus principales protagonistas, tanto dominicanos como extranjeros. Es también rescatar del olvido a quienes han contribuido de manera decidida con el saber científico dominicano.

Guarocuya Batista, científico y gremialista

Prestigioso cardiólogo, rector Universitario y hombre de ideas muy claras y definidas, Guarocuya Batista nació en Bonao en mayo del 1934. Realiza sus estudios secundarios en Santiago y en 1950 ingresa  a la Universidad de Santo Domingo, donde recibe su título de doctor en Medicina en el 1956 con grado magna cum laude. Su tesis calificada con sobresaliente y recibió la Medalla de Oro, único premio otorgado en su promoción.

En 1956 recibió una distinción de la Alianza Francesa lo que le abrió las puertas a sus estudios de Cardiología desde 1956 al 1959 en París, donde estudió Cardiología Pediátrica y de Adultos. En aquella ciudad, lejos de la tiranía trujillista, inició su contacto con las ideas sociales de avanzada que prevalecían en Europa. Luego realizó diversos estudios en los Estados Unidos de Norteamérica y regresó al país en el 1963.

 Desde su llegada, laboró en los servicios de Cardiología del Sanatorio Antituberculoso Rodolfo de la Cruz Lora, del Hospital Dr. Francisco Moscoso Puello y en el Hospital Dr. Luis Eduardo Aybar. Junto a los doctores Ángel Chan Aquino y Héctor Mateo funda el Instituto Dominicano de Cardiología. Fue fundador  y profesor de la Escuela de Cardioangiología, además de ser jefe de la División de Clínica.

Gremialista por convicción, ingresó a la Asociación Médica Dominicana en 1963, convirtiéndose en su presidente en el 1970. Durante su gestión combatió y denunció la comercialización de fármacos caducados y prohibidos en otros países.

Batista es responsable de la creación de la primera unidad de cuidados coronarios y la primera Unidad de Resucitación Cardiopulmonar en nuestro país.

 Gremialista por convicción, ingresó a la Asociación Médica Dominicana en 1963, convirtiéndose en su presidente en el 1970. Durante su gestión combatió y denunció la comercialización de fármacos caducados y prohibidos en otros países. Cooperó con las autoridades de Salud Pública para enfrentar la epidemia de poliomielitis del 1971, pero cuando tuvo que defender los derechos de los médicos, enfrentó las autoridades y propició una huelga.

 Fue secretario general y más tarde presidente en el período 1966-1967 de la Sociedad Dominicana de Cardiología. De igual forma fue miembro del Colegio Americano de Cardiología y del Colegio Americano de Médicos del Tórax.

Participo en investigaciones junto al Colegio Americano de Cardiología.  En la Universidad Autónoma de Santo Domingo fue monitor y profesor de la Facultad de Medicina, titular de la Dirección de Investigaciones Científicas, titular de Clínica Médica y en el 1976, rector de la institución. Antes de asumir la rectoría publicó en los medios de prensa nacionales su estado de cuentas y bienes, posiblemente uno de los pocos que ha cumplido con ese requisito y posteriormente a su salida de la rectoría se quejaba de que tuvo que vender su casa  ya que para dedicarse a las labores universitarias y descuidó su clientela privada.

 Amigo de Pedro Mir y Juan Bosh, estudió ciencias sociales y fue Presidente de la Unión Dominicana de Derechos Humanos. Sus inquietudes sociales y educativas le impulsaron a escribir diversos libros de los cuales “Urgencias médicas” le valió el Premio Nacional de Didáctica en el 1976. Otros libros de su autoría son “Electrocardiografía clínica”, “La salud en el capitalismo dependiente”, “Ensayo sobre la salud de los dominicanos” y “La transición revolucionaria en el Caribe y América Latina”.

 La Asociación Medica Dominicana le nombró Maestro de la Medicina Dominicana y en el 2010 el Instituto Dominicano de Cardiología le rindió un homenaje por su entrega y dedicación a la formación de especialistas, designando con su nombre el Laboratorio de Cateterismo y Cardiología Intervencionista. Fue Laudatio Académica de la Academia de Ciencias de la República Dominicana. 

El doctor Batista falleció en el 2013.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Graduado en Medicina de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña, con especialidad en Oftalmología en el Servicio de Oftalmología del Instituto de Investigaciones Clínicas y Medicas de la Clínica Nuestra Señora de la Concepción de la Fundación Jiménez Díaz, de Madrid, España. Articulista habitual en periódicos y revistas nacionales y extranjeros. Autor de varios libros sobre temas de su especialidad.