Vivir la trama

En esta columna el lector encontrará experiencias de la autora y reflexiones en torno a temas que abarcan las relaciones personales, ser mujer joven dominicana, el cine y cómo Vivir de manera que la Trama del día a día sea tan emocionante como una película.

Una pesadilla de princesa

Llego a Santo Domingo y me reciben con una noticia: mañana es mi boda. Conozco al novio de cara y no puedo echarme para atrás porque todo el evento está pago; los invitados han comprado regalos y nuevos ajuares para el acontecimiento social. Me quejo porque no estaba en mis planes casarme ahora, debo entregar mi trabajo de fin de máster, quiero hacer otro máster o un doctorado, preparar mi proyecto de largometraje, necesito más tiempo, ¡todavía no estoy en la década de los 30! (...). Hasta que despierto y me doy cuenta de que todo ha sido una pesadilla, una pesadilla de las princesas actuales, porque con las que crecí, no tiene nada que ver.

Cenicienta, Blanca Nieves o La Bella Durmiente, soñaban con un "Y vivieron (ella y su príncipe que acababa de conocer) felices para siempre", pero por suerte, la nueva generación podrá aspirar a otro tipo de finales que no requieran de la intervención de un hombre que las salve.

Me gusta saber que las cosas están cambiando, que las niñas puedan ver que la felicidad está en sus manos y que son capaces de decidir.

Hace unos días estuve en el Carnaval de Cádiz y me alegré de ver a niñas disfrazadas con trajes verdes y pelucas de cabello largo rojizo, imitando a la princesa Mérida, de la película Brave, cuyo sueño va en contra de los cánones de las antiguas historias de Disney. La princesa pelirroja no quiere casarse, ella desea elegir su destino, no que otra persona se lo imponga, su pasión es el tiro al arco e incluso es mejor que todos los hombres que van a competir por su mano. Aunque entra en conflicto con su madre, finalmente logran comprenderse.

Otra que también sigue la línea de nuevas princesas es la película Frozen, que acaba de ganar el Óscar a mejor película animada, donde dos personajes femeninos (Anna y Elsa) lideran la trama que va más de amor de hermanas que de ese amor romántico que carga con la responsabilidad de romper hechizos, además no hay necesidad de que alguien termine casándose para que haya un final feliz.

Si algo tienen en común estas dos películas es que fueron proyectos propuestos por mujeres (Brenda Chapman y Jennifer Lee), que en una industria donde predominan los hombres, logran mostrar su visión y a las mujeres en roles de poder.

Me gusta saber que las cosas están cambiando, que las niñas puedan ver que la felicidad está en sus manos y que son capaces de decidir. A pesar de crecer con las otras princesas puedo decir que soy afortunada de vivir lo que he elegido y que no tengo que convencer a nadie. Después de todo, mi madre también se horrorizó al contarle mi pesadilla.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Violeta Lockhart es violinista y licenciada en Comunicación Social Summa Cum Laude, egresada de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra. Ha escrito y dirigido varios cortometrajes con mirada de género, premiados en el país. Actualmente reside en Sevilla, donde cursa un Máster en Guión, Narrativa y Creatividad Audiovisual.