Otro aire


En el camino

A veces andamos por ahí, tan preocupados y mentalizados por llegar a algún sitio que no disfrutamos el camino.

El otro día, camino a Sosúa, intenté aplicarlo. La primera parada fue a comprar semillas de cajuil. Estos vendedores las compran, pelan, secan y envasan como medio de subsistencia. Justo después viene la venta de alfombras y un cartel de una señora que anuncia que cura el asma. Entre montañas, y también luego de los naranjales, se llega a Bonao. Sobre la carretera está Miguelina, un negocio que al pasar de los años ha ido creciendo pero ha logrado mantener dos atributos: calidad en sus productos y los baños más limpios del país, y el Típico Bonao, un clásico donde se puede parar en cualquier momento del día.

A pesar de todo el potencial que tiene Sosúa para un turismo familiar, se ha convertido en un punto de prostitución.

En la carrera de Jamao, la que va de Moca a Cabarete, observé lo contrastante que son las matas de coco en la montaña. Hay unas lomitas con grama que deben ser buenísimas para tirarse en yagua. Me fijé en todas las frutas que se venden y por tanto en todo lo que probablemente se produce en los alrededores: ñame, naranjas y guineos, sobre todo. Antes de llegar a Jamao al Norte hay un puente con un río, creo que uno de los pocos que quedan sin contaminar y con agua. ¡Que a nadie se le ocurra sacar arena de ese! Compré el mejor queso de freír que jamás he probado. Me vi tentada a pararme en un comercio que se llama Salcedo a comprar dulce de leche, pero es enero y dizque hay dieta.

Después de un mareíto, producto de hora y veinte minutos de curvas, se llega a Cabarete y quince minutos después a una de mis aguas preferidas en todo el país: Sosúa. Este pueblo, originalmente pescador y básicamente dinamizado por inmigrantes judíos, tiene dos barrios: Los Charamicos, donde residen los dominicanos y El Batey que es donde están los hoteles y comercios. Están separados por la playa, de unos 600 metros de largo y un turquesa precioso perfecto. La arena en Sosúa tiene un color perfecto: ni muy blanca ni muy amarilla.

Hay tiendas de souvenirs y restaurantes. Además en la playa venden ostiones y camarones y, si hubiera niños, el “Mago Balizza” puede distraerlos. Se pueden practicar deportes de agua, siempre a un precio negociable. En 2003 se empezó a formar una nueva playa, Alicia o Water Front. Crece cada año y es una excelente opción para los que gusten la playa más al natural.

A pesar de todo el potencial que tiene Sosúa para un turismo familiar, se ha convertido en un punto de prostitución. Si bien hay público para todo y hay turistas que vienen detrás de este tipo de actividad (hombres y mujeres), los touroperadores tienen meses pidiendo que se controle la situación para poder reanudar sus actividades en la zona. Una pena que dos o tres hayan cambiado el rumbo de un pueblo con todo para ser una mina de otro y lo hayan tornado en un espacio que no se pueda disfrutar sanamente en familia.

 

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre la autora

Graduada de Comunicación Social. Ha trabajado como redactora y productora de distintos medios de comunicación en Santo Domingo. En la actualidad reside en Buenos Aires, donde cursa un MBA en Marketing.