Historia de la Medicina

El propósito que nos anima es dar a conocer la historia de la Medicina dominicana a través de las reseñas biográficas y profesionales de sus principales protagonistas, tanto dominicanos como extranjeros. Es también rescatar del olvido a quienes han contribuido de manera decidida con el saber científico dominicano.

Doctora Consuelo Bernardino

Fue la primera mujer catedrática en la Universidad de Santo Domingo. Nació en Santa Cruz del Seybo en 1913. Recibió su título de bachiller en Ciencias Físicas y Naturales de la Escuela Normal Superior de Santo Domingo. Ingresó a la Universidad de Santo Domingo en 1930 y se  graduó de licenciada en Medicina y Cirugía el 2 de octubre del  1935.

Durante su formación universitaria fue la primera mujer en ser admitida como médico interno del Hospital Padre Billini. En 1936 ganó la beca que la Asociación Americana de Mujeres Universitarias otorgaba a una profesional latinoamericana destacada. Compitió contra otras 2000 candidatas y fue la seleccionada por esa organización que tenía su sede en Washington, D.C.  para realizar estudios de Ginecología en el Women`s Medical College de Filadelfia.

Formó parte de la Junta Nacional de Protección a la Infancia y la Maternidad. Tenía a la hora de su muerte en 1944 un libro en preparación sobre la educación sexual de la mujer.

Luego siguió sus estudios  en el Hospital John Hopkins de Baltimore, gracias a una beca del gobierno dominicano, siendo la primera profesional dominicana en ser distinguida como médico voluntario del staff de ese prestigioso centro de salud.

Realizó además estudios de Urología Ginecológica y tratamiento del cáncer ginecológico en la Universidad de Columbia y además realizó cursos de formación en la Universidad de Harvard. En esos centros se gano la distinción y el reconocimiento de algunos de los más reputados médicos norteamericanos de esa época, como el Dr. Thomas Cullen y la Dra. Catherine McFarlane.

Tras sus años de estudio volvió a nuestro país en 1940, y en 1941 recibe su título de doctora en Medicina de la Universidad de Santo Domingo. Inició sus labores como catedrática de Clínica Ginecológica en la Universidad. Fue pionera en nuestra Universidad pero también en Latinoamérica en donde en 1942 pocas mujeres ejercían como catedráticas universitarias.

Inició múltiples proyectos en Santo Domingo, y abrió la primera sala exclusivamente para la ginecología en el Hospital Padre Billini. Fue autora de muchos artículos de información médica para pacientes y de contenido científico publicados en medios locales e internacionales. Era miembro del Consejo de Lucha contra la Tuberculosis así como de la Liga Dominicana contra el Cáncer.

Publicó un folleto sobre el cáncer en la mujer, que presentó en múltiples charlas en diversos escenarios del país. Fue instructora de Puericultura en los establecimientos denominados “estaciones de leche” que funcionaban en el país. De igual forma fue tesorera de la Asociación Medica Dominicana.

En el Congreso Médico del Centenario en 1944, fue la única médica en presentar un trabajo de investigación: El tratamiento del mioma del útero por la roentgenoterapia, junto al Dr.  Alberto Paeiwonsky.

Publicó en Revistas Médicas Cubanas trabajos sobre sulfanilamidas, sobre los adelantos de la endocrinología o sobre las colonias infantiles. De igual forma, en publicó en la Revista Médica Dominicana, en el 1942, un interesante trabajo sobre la endocervicitis.

 Formó parte de la Junta Nacional de Protección a la Infancia y la Maternidad. Tenía a la hora de su muerte en 1944 un libro en preparación sobre la educación sexual de la mujer.

Su muerte con solo 31 años fue motivo de gran pesar para el país, en donde ya gozaba de prestigio y reconocimiento. En su velatorio se congregaron las principales autoridades universitarias de entonces encabezadas por el Lic. Julio Ortega Frier, rector. La oración fúnebre fue pronunciada por el Dr. Fabio Mota, catedrático de la Universidad, quien resaltó su gran preparación y su ahínco en servir a su país.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Graduado en Medicina de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña, con especialidad en Oftalmología en el Servicio de Oftalmología del Instituto de Investigaciones Clínicas y Medicas de la Clínica Nuestra Señora de la Concepción de la Fundación Jiménez Díaz, de Madrid, España. Articulista habitual en periódicos y revistas nacionales y extranjeros. Autor de varios libros sobre temas de su especialidad.