Historia de la Medicina

El propósito que nos anima es dar a conocer la historia de la Medicina dominicana a través de las reseñas biográficas y profesionales de sus principales protagonistas, tanto dominicanos como extranjeros. Es también rescatar del olvido a quienes han contribuido de manera decidida con el saber científico dominicano.

Fernando A. Defilló

El doctor Fernando A. Defilló fue el primer dominicano en ser admitido al Instituto Pasteur, director de la primera revista médica en el país  y fundador del Laboratorio Municipal.

 Este ilustre médico e investigador nació en el 1874 y cursó estudios de bachillerato y de Medicina en el Instituto Profesional, graduándose de Licenciado en Medicina y Cirugía en el 1898. Su tesis trató sobre la antisepsia intestinal.

Era de carácter reservado e introvertido, pero su mente estaba en constante ebullición científica. Dedicado a los estudios, recibió su doctorado en Medicina de la Universidad de Santo Domingo en 1915.

 En el 1900 fue designado presidente del Juro Médico y  director del Hospital Militar. En 1902 inicia las publicaciones de la Revista Médica Dominicana y en 1905, sus famosas lecciones clínicas en las que se discutían temas de actualidad médica, que  recibieron cobertura internacional.

Sus estudios sobre el paludismo y el necátor concitaron gran interés en la comunidad médica de la época. En 1908, con un préstamo obtenido por él, inicia las labores del Laboratorio Municipal, en donde se realizaban controles a los alimentos como la leche o la mantequilla, y en 1920, ofreció por primera vez a los médicos la posibilidad de realizar análisis de sangre y orina.

En 1912, junto al Dr. Héctor Read, identificó la bilharzia en el país. Luego se dedicó a investigar sobre la lepra.

 Al Dr. Defilló se debe la introducción de muchos de los tratamientos modernos y, además, el cambio en el modo en que se trataba a estos pacientes, ofreciéndoles condiciones dignas.

Fue director del leprocomio de Nigua hasta 1925. Era un gran profesor, admirado y respetado por sus alumnos del Instituto Profesional desde el 1908 al 1914 y de la Universidad de Santo Domingo desde el 1914 al 1949.

 Al Dr. Defilló se debe la introducción de muchos de los tratamientos modernos y, además, el cambio en el modo en que se trataba a estos pacientes, ofreciéndoles condiciones dignas.

Su alumno, el doctor Pompilio Brower escribió: “En las cátedras de Defilló, sólo se oía su voz clara y pausada, y mediante un método muy bien llevado, nos iba mostrando lo que nos enseñaba; y a nosotros embelesados por su forma fácil de expresión y por ese método tan bien llevado, se nos pasaba el tiempo sin que él y nosotros nos diéramos cuenta que se había agotado el tiempo reglamentario”.

Considerado como el padre de la Histología en el país, también daba clases de Neurología, Química Médica entre otras.

En 1925 es aceptado en el famoso instituto Pasteur en donde permanece por cinco años.  En 1926 publica en Paris su importante trabajo “El tratamiento de la lepra en República Dominicana”. Antes de terminar su trabajo de tesis, las noticias de la destrucción de la ciudad de Santo Domingo le hacen regresar algo precipitadamente al país. 

En 1934 fue presidente de la Cruz Roja Dominicana y creó al año siguiente la Escuela de Enfermeras.  En 1938 fue miembro de la comisión revisora de las leyes de sanidad y del comité organizador del congreso médico del centenario.

Represento al país en muchos eventos internacionales, publicó en revistas médicas europeas y norteamericanas. También publicó en los medios de difusión masiva, como periódicos, importantes artículos sobre alimentación, medidas sanitarias y consejos para mejorar la dieta del dominicano.

 Era miembro de la Sociedad Americana para el Avance de las Ciencias. Era además amante de las artes y las letras y llegó a escribir obras de teatro. Primo primo hermano de Pablo Casals, el gran cellista español, fue también un gran melómano.

Tras su muerte en 1949, el edificio de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Santo Domingo lleva su nombre como justo reconocimiento a uno de los grandes maestros de la Medicina en el país.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre el autor

Graduado en Medicina de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña, con especialidad en Oftalmología en el Servicio de Oftalmología del Instituto de Investigaciones Clínicas y Medicas de la Clínica Nuestra Señora de la Concepción de la Fundación Jiménez Díaz, de Madrid, España. Articulista habitual en periódicos y revistas nacionales y extranjeros. Autor de varios libros sobre temas de su especialidad.