Lado B

El lado B es un espacio para tratar temas relacionados a todos los ámbitos de la cultura, rutinas del día a día, detalles de “Odisea burbujas” y otros misterios de la vida.)

Intriga de carácter carnívoro

¡Intriga! (Fuente externa)

Ocurrió por accidente, pero ya no hay marcha atrás y nada será igual. El equipo del periódico se reunió por fin para celebrar una noche de barbecue y karaoke y lo pasamos tan bien que ahora nuestra obsesión colectiva pasó de tratar de evitarlo a tratar de repetirlo lo antes posible, sin importar las consecuencias.

Solo habían pasado unos días desde que ocurrió el “evento” y ya habíamos decidido hacer lo que cueste para repetirlo. Alberto y yo sabemos que la única forma de lograrlo lo antes posible es si Cristian, amante de los barbecue de carbón y reconocido susurrador de carnes, se entusiasma y lo sugiere él mismo.

Por desgracia, para él cada barbecue es un evento espiritual y necesita por lo menos varias semanas de meditación antes y después de cada actividad gastronómica.

Lo que Enrique Iglesias calificaría de una “experiencia religiosa”.

A pesar de esto, nosotros decidimos apresurar el proceso.

El plan consistió en empezar a fabricar ciertos acontecimientos que parecieran simples coincidencias pero que le sugirieran a Cristian la idea de hacer otro barbecue. La clave del plan era la sutileza y, por lo menos desde nuestro punto de vista, Alberto y yo somos maestros en ella.

¡Sutileza! 

Nuestro primer paso fue crear varias cuentas falsas en Facebook y, a través de ellas, enviarle solicitudes de amistad a Cristian. Al principio él rechazó las de Pedro “Sazón” Mejía, Carlos “Costillitas” Pérez y Daniel MaiZcena, pero por suerte aceptó los de Daniela “Pinzas” Cabrera y Laura “Alitas” López.

Completada esta parte del plan, pasamos al siguiente paso, una etapa clave en nuestro complot que requería la participación del resto del equipo del periódico. Desde ese punto en adelante, en cada ocasión en que uno de nosotros hablaba con Cristian, introducía algunas palabras clave en medio de la conversación, sin importar el tema, como si se tratara de publicidad subliminal.

Por ejemplo, mientras Wilkin nos contaba sobre la ocasión en que se le agotaron las pilas a su grabadora mientras realizaba una entrevista dentro de una casa en llamas en medio de una tormenta tropical, él mencionó las palabras “chuletas de cerdo”. Cuando Cristian le preguntó por qué dijo eso nosotros insistimos que él se lo había imaginado.

Aunque cualquiera historia que no tenga chuleta de cerdo no vale la pena contar.

Fue durante esos días cuando empezamos a notar que Cristian se iba tornando nervioso, especialmente durante la hora del almuerzo, pero aún no habíamos iniciado la táctica más importante de nuestro plan maestro.

Cuando él menos lo esperaba, le dejábamos un artículo relacionado con una parrillada en su escritorio o en algún lugar donde pudiera encontrarlo.  Asimismo, cuando preguntaba que quién había colocado un paquete de carne sobre su teclado o quién dejó una parrilla sobre el bonete de su vehículo nosotros nos hacíamos que no había nada ahí.

Continuamos así por varios días y ya estábamos preparados para cambiar el “ringtone” de su celular para que suene como el mugido de una vaca, pero Cristian no asistió ese día al periódico. Nos enteramos después de que tuvo una crisis nerviosa que le había desarrollado una fobia a los barbecues y a la carne en general.

Obviamente, lo llamamos para disculparnos y explicarle lo ocurrido. Por suerte, entendió que solo se trataba de una broma y lo tomó de muy buena manera.

¿Broma? Déjenme enseñarles el verdadero significado de la palabra.

Cristian ya está mejorando, pero poco a poco. Por lo menos ya puede ver un pedazo de carne sin pensar que lo está espiando, y nosotros estamos preparando un plan para ayudarlo: se trata de una terapia improvisada que incluye dejar un maniquí cubierto de pedazos de filete en el interior de su carro.

¡Sutileza!

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Galería

  • 1

    Lo que Enrique Iglesias calificaría como una “experiencia religiosa” (Fuente externa)

  • 2

    ¡Sutileza! (Fuente externa)

  • 3

    Aunque cualquier historio que no tenga chuleta de cerdo no vale la pena contar (Fuente externa)

  • 4

    ¿Broma? Déjenme enseñarles el verdadero significado de la palabra (Fuente externa)

  • 5

    ¡Intriga! (Fuente externa)

Sobre el autor

Escritor, periodista y publicista. Actualmente este fan del cómics, el cine y la TV labora como editor de la sección de Cultura del periódico digital 7dias.com.do donde su lema es “¡Cultura! ¡Cultura! ¡Cultura!”, que solo está parcialmente relacionado a su lema privado “¡Chin pun pan tortillas papas!”, y su lema como acuariano a medio tiempo “¿Por las barbas de mi tía Petunia!”.