Lado B

El lado B es un espacio para tratar temas relacionados a todos los ámbitos de la cultura, rutinas del día a día, detalles de “Odisea burbujas” y otros misterios de la vida.)

Fiesta de máscara contra cubeta

Nunca he sido un creyente en las fiestas sorpresas. No hay duda de que para el invitado de honor es un acontecimiento encantador, pero la persona que se encarga de organizar el encuentro es víctima del increíble estrés causado por tratar de lidiar con factores tan caóticos como la cooperación de los invitados, el humor del festejado y hasta los caprichos del clima.

“¿Cómo le diré a los demás que el payaso no estará disponible para la fiesta?”

Por otro lado, también están los casos en los que la sorpresa es demasiado perfecta. Hace unos días vivimos una situación similar en la oficina cuando quisimos sorprender a José, un nuevo compañero de trabajo cuyo cumpleaños coincidió con su primera semana en el periódico.

Cuando llegó el día de la fiesta todo estaba listo. Habíamos preparado el área de la cocina con confeti, pitos, refrescos, y un gran bizcocho, lo único que quedaba por hacer era asegurarse de que cada integrante del equipo se escondiera sin alertar al cumpleañero. Para algunos el proceso de escabullirse tomó un poco más de tiempo de lo previsto, lo que causó que los demás, cansados de esperar sentados en la cocina sin hacer nada, empezaran a hacer sugerencias inusuales sobre cuál sería la mejor forma de sorprender al festejado.

Por ejemplo, Wilkin sugirió que alguien se escondiera detrás de la puerta de la cocina con una vejiga y que la explotara en el momento en que entrara José, porque eso agregaría un efecto sonoro a la sorpresa. Yo opiné que quizás habría otras formas más sutiles para sorprender al festejado.

Ejemplo de una sorpresa más sutil.

De todas formas, a los demás le encantó la idea y Vladimir sugirió que también usáramos máscaras para asegurarnos de que la sorpresa fuera inolvidable. Por suerte, él aún tenía en su carro algunos disfraces que utilizó junto a sus amistades en una fiesta de Halloween.

Ya nos encontrábamos todos en la cocina con nuestras máscaras, pitos, confeti y Wilkin detrás de la puerta con vejiga en mano cuando por fin le avisaron a José que fuera a la cocina.

¡Sorpresa!

Lo que relataré a continuación está basado en declaraciones de terceros que pudieron presenciar lo ocurrido, ya que para mí fue difícil observarlo todo desde mi posición en el suelo. Al parecer, cuando José era más joven no solo era un aficionado de la lucha libre, también hasta llegó a participar en algunos encuentros bajo una identidad enmascarada. En todo caso, el shock de ver personas con máscaras de luchadores y el estruendo causado por la vejiga hicieron que actuara por instinto y empezara a defenderse.

Según lo que me contaron, mientras José se tiraba de la tercera cuerda, es decir, la mesa de la cocina, sobre Wilkin, Alberto, quien aún tenía su careta puesta, trató de calmarlo, pero esto solo logró que José le aplicara un “piquete a los ojos”. Vladimir, que era también un fan de la lucha libre en su juventud, dedujo la solución de este problema, pero antes de poder entrar en acción José lo atrapó con un candado al cuello.

“¡Natalia, échale agua!”, gritó Vladimir mientras trataba de zafarse. Por suerte, Natalia entendió el mensaje y un cubetazo de agua después José se disculpaba con nosotros.

En realidad Natalia nunca nos dijo de dónde sacó la cubeta.

El resultado de todo este asunto es que ahora los cumpleaños celebrados en la oficina se han convertido en eventos más formales con invitaciones oficiales y un anfitrión. Asimismo, ahora siempre tenemos una cubeta de agua disponible en cada área en caso de emergencias.

Uno nunca sabe cuando los zombies atacarán.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Galería

  • 1

  • 2

    “¿Cómo le diré a los demás que el payaso no estará disponible para la fiesta?”

  • 3

    Ejemplo de una sorpresa más sutil

  • 4

    ¡Sorpresa!

  • 5

    En realidad Natalia nunca nos dijo de dónde sacó la cubeta

  • 6

    Uno nunca sabe cuando los zombies atacarán

Sobre el autor

Escritor, periodista y publicista. Actualmente este fan del cómics, el cine y la TV labora como editor de la sección de Cultura del periódico digital 7dias.com.do donde su lema es “¡Cultura! ¡Cultura! ¡Cultura!”, que solo está parcialmente relacionado a su lema privado “¡Chin pun pan tortillas papas!”, y su lema como acuariano a medio tiempo “¿Por las barbas de mi tía Petunia!”.