Lado B

El lado B es un espacio para tratar temas relacionados a todos los ámbitos de la cultura, rutinas del día a día, detalles de “Odisea burbujas” y otros misterios de la vida.)

El barbecue y las mil y una excusas

Soy un fiel creyente en los hábitos y su importancia social, al punto de que tengo uno para cada tipo de situación, desde la forma en que me zambullo en la playa (un centímetro por minuto) hasta la manera en que me como una pizza (el borde primero). Por eso la posibilidad de adquirir una nueva tradición es algo que no podía ignorar.

La magia de la tradición.

Todo comenzó hace un año cuando a Cristian, mago de la tecnología y conocido en la oficina como “El hombre que susurraba a las carnes asadas”, se le ocurrió la idea de que todo el equipo de trabajo se reuniera un fin de semana para participar en un barbecue. A todos les encantó la idea y cada uno fue ofreciendo diferentes platos, bebidas y demás cosas que podían aportar para la ocasión.

Pero, pese al entusiasmo, no podíamos ponernos de acuerdo en el día en que nos juntaríamos y los planes nunca pasaron de ahí. Desde entonces, cada cierto tiempo, alguien recuerda que tenemos esa reunión pendiente, todos vuelven a entusiasmarse y hablamos de lo divertido que será, hasta que alguien dice que no puede asistir por algún motivo y los planes vuelven a derrumbarse.

Una vez Wilkin se excusó de participar en la actividad porque debía asistir a un seminario sobre la identidad política de los pianos rusos; en otra ocasión Suanny debía asistir a una sesión terapéutica para su mano derecha, que se lastimó al tratar de escribir una nota a velocidad excesiva. Un día Ana informó de su posibilidad de acompañarnos en el barbecue porque tenía pendiente una sesión fotográfica de sillas de oficina.

Miss julio 2014.

Y así siguieron, uno por uno con sus excusas, hasta el día que me tocó a mí.

En realidad debí de estar más preparado. Yo era el único que no había echado mano a una excusa y, pensé, los demás habían agotado las suyas hasta el día en que el mismo Cristian  dijo que el clima no era el más propicio para el marinaje de las carnes ya que en esas condiciones era casi imposible comunicarse con ellas.

“Y si mi asistente, el Señor Botella, no puede hacer que hablen, entonces es un caso perdido”.

Era otro día normal en la oficina cuando Natalia, después de quejarse de que la temperatura del aire acondicionado estaba muy baja, sugirió hacer el barbecue el fin de semana siguiente. Apenas terminó Natalia de hacer el comentario cuando me vi bajo la inquisidora mirada de todos.

En ese instante solo se me ocurrieron tres excusas. La primera era que justamente ese día (no había escuchado cuál día era) cumplía años mi madre. La segunda,  tirarme al piso y hacerme el muerto.

Al final elegí la tercera: decir que no podía asistir porque me había ofrecido para participar en el operativo de rescate de una manada de gatitos bizcos salvajes recién nacidos, descubiertos en el área contigua a la playa de Cabarete, y que su falta de sentido de dirección podía ser peligrosa para ellos y cualquier personas a su alrededor.

Me preocupó ver que nadie parecía seguro de cómo reaccionar, hasta que Wilkin me felicitó por mi dedicación a mis principios y sin decir una palabra más todos continuamos trabajando como si nada hubiera ocurrido.

Por cierto, gracias a mi gran “excusa” no solo asumí un hábito colectivo en la oficina, sino que también ayudé a crear otro. Ahora no pasa una semana sin que alguien me deje un gato de peluche con lentes de cartón, huellas de gato que va en círculos sobre mi escritorio o un afiche con la imagen de un gato y un texto que dice: “Se buscas por bizco”.

Una víctima del destino.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Galería

  • 1

    La magia de la tradición

  • 2

    Miss julio 2014

  • 3

    “Y si mi asistente, el Señor Botella, no puede hacer que hablen, entonces es un caso perdido”

  • 4

    Una víctima del destino

  • 5

Sobre el autor

Escritor, periodista y publicista. Actualmente este fan del cómics, el cine y la TV labora como editor de la sección de Cultura del periódico digital 7dias.com.do donde su lema es “¡Cultura! ¡Cultura! ¡Cultura!”, que solo está parcialmente relacionado a su lema privado “¡Chin pun pan tortillas papas!”, y su lema como acuariano a medio tiempo “¿Por las barbas de mi tía Petunia!”.