Otro aire


Un asunto culinario

Además de su gente, lo que probablemente más extraña un dominicano que vive en el exterior es la comida. En todas partes aparece arroz, habichuelas y carne, y con esto de la globalización hasta los plátanos han viajado. No saben igual que los de la isla, frescos y sin horas de vuelo o barco. Hasta los sazones, que normalmente son cultivados donde una los compra, saben diferente. Las cebollas saben menos fuertes, no hay ají gustoso y todavía no he visto el primer pilón de majar ajo. Tengo una amiga que es tan exigente con eso de los sazones que trae la sal desde Santo Domingo con el argumento de que  “aquí la sal no sala”. 

El otro día me antojé de un refresco merengue pero ¿cómo uno consigue eso? ¿Habría alguien que se atreviera a traer uno en la maleta? Tengo una amiga que casi llora cuando se recordó lo bueno que sabe un jalao. 

Me encargué de explicarte al peruano que trabaja en la verdulería que necesitaba unos aguacates “pa’ hoy, que no estén muy muy maduros” porque íbamos a hacer una cena típica y “¡ay si esos aguacates no están buenos! 

No es que pasemos hambre, es que extrañamos. En Argentina se puede comer bueno, bonito y barato: carne en cantidades, pastas, ensaladas y prácticamente de todo, pero no sabe igual. Un pimiento morrón, por más que lo intente, jamás será un ají gustoso ni un tomate pequeño uno barceló. Una pizza, por más de leña y gourmet que sea, no será tan buena como pedir a Pizzarelli un domingo por la noche... Y así hay un montón de comparaciones, cada uno según su gusto, que se pudieran hacer. 

El viernes pasado, y tenía que hacer toda esta explicación antes, un grupo decidimos hacer una cena dominicana. Todo se planificó desde el domingo anterior, para que nada saliera mal. ¡El jueves de tanto hablar del tema ya todos nos moríamos de ansias!

Una quedó en hacer un pollo guisa’o, otra las habichuelas y sorprendentemente hasta apareció una olla que hacía concón. Así que llegado el día me atrevería a decir que todos almorzamos ligero para darnos la “jarturaza” de nuestras vidas por la noche. Me encargué de explicarte al peruano que trabaja en la verdulería que necesitaba unos aguacates “pa’ hoy, que no estén muy muy maduros” porque íbamos a hacer una cena típica y “¡ay si esos aguacates no están buenos! No sé bien cuáles son los buenos porque aquí hay los de las cáscaras rugosas que son chiquitos. Aguacate en mano me fui a mi cena. 

Al llegar la verdad era de comedia. Si hubiera una manera de describirlo sería un niño antes de Navidad: con la energía al tope, gritando, entusiasmados y con sonrisa de oreja a oreja. Esos éramos nosotros, la felicidad se respiraba. 

Hubo momentos de risas, de casi quemadas con aceite caliente.  Por un minutos la energía bajó cuando nos dimos cuenta que las habichuelas que habían comprado eran blancas, porque no aparecían rojas, pero uno las probó y dijo que sabían igualitas a las rojas, así que nos olvidamos de eso. El momento de hacer los tostones fue la cumbre: significaba que ya casi era hora de comer. 

Y... “¡la comida está lista!” Nadie quiso dejar que otro se sirviera para no ser el primero, ahí todo el mudo se paró y fue corriendo a servirse. Fue una gran noche, fue la jartura más memorable de todo Buenos Aires.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre la autora

Graduada de Comunicación Social. Ha trabajado como redactora y productora de distintos medios de comunicación en Santo Domingo. En la actualidad reside en Buenos Aires, donde cursa un MBA en Marketing.