Otro aire


A buscársela donde se pueda... y como se pueda

No hay nada más dominicano que un dominicano fuera de su país. Las características se las arreglan para intensificarse, y lo logran con éxito. El que nunca comía plátano, añora un buen mangú. El arroz con habichuela se vuelve el plato más exquisito. ¡Qué decir de las habichuelas con dulce! Nunca las comía, pero estar lejos me hace desearlas. La dominicanidad se resalta a tal nivel, que es posible reconocer a una desde lejos sin que hable: por la ropa y los gestos. 

Como las aves de un mismo plumaje vuelan juntas, Buenos Aires tiene a Constitución: un barrio que se estima que concentra alrededor de cinco mil dominicanos. La mayoría de los que viven ahí son personas de recursos limitados que dejaron el país en busca de una mejor vida, muchos la han encontrado. Son peluqueras, barberos y dueños de restaurantes, principalmente. Algunas mujeres han sido parte de la trata de personas, unas han logrado salir del círculo, otras voluntaria o involuntariamente, no. 

En Constitución está “La Morena”, su dueño es William. Luego de haber sido guachimán en Santo Domingo, decidió que podía tener mejores oportunidades de vida y emigró. Llegó a Buenos Aires y es propietario de este restaurante. En “La Morena” hay picapollo, moro, carne, ensalada, tostones y cerveza bien fría. 

En el barrio de Palermo, uno de los más exclusivos, está Dominican Style: un salón de belleza de una doña que llegó de la República Dominicana  hace alrededor de 15 años. Cuenta que vino también buscando un mejor futuro. Tiene algo de acogedor que ninguna otra peluquería pudiera lograr: su gente. Son simpáticas, te brindan de tomar y no tienen problema con dar una bailadita en lo que te atienden.

 Hay estudiantes. Vinieron a explorar otro estilo de vida, a hacer el experimento de vivir solos, a conocer un mundo que habla español, pero que es distinto. La mayoría hacen posgrados en artes y derecho.

Buenos Aires está formado por una amplia comunidad latinoamericana. La dominicana, de distintos estilos, de distintos tipos… casi todos con el deseo de en algún momento ver que su país le ofrece posibilidades de desarrollo profesional y personal que en este momento la República Dominicana no les puede proporcionar. 

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre la autora

Graduada de Comunicación Social. Ha trabajado como redactora y productora de distintos medios de comunicación en Santo Domingo. En la actualidad reside en Buenos Aires, donde cursa un MBA en Marketing.