Memorial del Convento

Poder decirse es uno de los pocos remanentes de libertad que nos quedan en esta isla cercada de agua por todas partes y de monopolios mediaticos. 7 Dias ofrece una ventana, tan vasta como el universo digital, para los y las asfixiados de la tierra. A ella me aproximo, confiada en la proverbial honestidad de quienes la abren o cierran.

Magnolias de acero

Cuando Juancito Rodríguez  me invitó a ver su producción Magnolias de acero, de  Robert Harlingen, en  el Auditorio de Bellas Artes, acepté con entusiasmo aunque temía que la obra no le hiciera justicia a la película, ya que Shirley Maclaine, Julia Roberts y Sally Fields son muy difíciles de emular.

Magnolias de acero es  un clásico de la literatura estadounidense del Sur.  Transcurre en Luisiana y cuenta la historia de seis mujeres muy distintas que se juntan en un salón de belleza y hablan sobre sus vidas y percances cotidianos, a menos que como yo vean en el salón una oportunidad para ponerse al día con las revistas del corazón.

En Luisiana, como en Santo Domingo, todo el mundo se conoce y el salón no es más que un espacio para actualizar los eventos extraordinarios, en este caso las bodas de Shelby Eatenton, una joven diabética que decide casarse y ser madre, con resultados predecibles.

La película nos dejó con una profunda sensación de tristeza, pero, !Oh milagro!, la versión dominicana logró, maravilla del Caribe, convertir la tragedia en risas cuando M´Lynn Eatenton, psiquiatra y madre de la protagonista, se ríe y reasume su relación con las amigas, frente a la perdida de su única hija.

Ese momento hace que la versión dominicana de Magnolias de acero adquiera su propia identidad, un logro tanto de su director Franklin Domínguez, como de la impresionante diversidad de talentos que Juancito logró aunar para la realización de esta obra.

Ya conocía el inmenso talento de Elvira Taveras, de Olga Bucarelli (sencillamente genial en su papel de salonera), de Yanela Hernández (quien no tiene nada que envidiar a Shirley Maclaine) y de Yamile Scheker.  A quienes desconocía era a Hony Estrella (magnifica en su papel de Shelby Eatenton) y a Nashla Bogaert, realmente un gran descubrimiento.

Y no siempre el tener un gran elenco garantiza un buen montaje (porque a veces los egos no caben en los camerinos), pero Juancito, que es una hormiga del quehacer teatral y un ser encantador, pudo lograr lo impensable y juntar para nuestra delicia, tantos talentos, y  personalidades distintas.

¡No te imaginas cuanto me he reído y cuanto he disfrutado esta obra!, le dije a mi hermana, quien se había negado a asistir por el impacto que le crearon las dos versiones de Magnolias en el cine, “una de blancas y otra de negras”, y que a ella la habían entristecido por semanas.  ¿Cómo?  Me dijo incrédula.

Es que esta es una versión caribeña y se necesitaba Santo Domingo para transformar el llanto en risa, el poder indestructible de la vida sobre todas las desgracias.

Gracias a Franklin y  Juancito.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre la autora

Poeta, dramaturga y ensayista. Licenciada en Sociología e Historia de América Latina por The City University of New York (Brooklyn College).Ha sido columnista de varios medios escritos. Parte de su producción poética ha sido incluida en Sin otro profeta que su canto (Antología de la poesía femenina dominicana) y en Poemas del exilio y de otras inquietudes /Poems of exile and other concerns (Antología bilingüe de la poesía escrita por dominicanos en los Estados Unidos), ambas preparadas por Daisy Cocco De Filippis. En 1997 obtuvo el Premio Nacional de Teatro con la obra Wishky Sour.