Memorial del Convento

Poder decirse es uno de los pocos remanentes de libertad que nos quedan en esta isla cercada de agua por todas partes y de monopolios mediaticos. 7 Dias ofrece una ventana, tan vasta como el universo digital, para los y las asfixiados de la tierra. A ella me aproximo, confiada en la proverbial honestidad de quienes la abren o cierran.

Frida

Juana llegó de Bonao y comenzó a trabajar en su atuendo: Iba de Muerte, con hoz   y calaveras que le colgaban por la espalda y el frente.  Su disfraz quedó tan bueno que los niños y niñas se horrorizaban a su paso y todos los perros del barrio salían a ladrarle defendiéndose de su hueste de espíritus.

Mercader llegó vestido de Trotski, aunque nunca lo vi de paisano con enorme sombrero, a la mexicana, si con los redonditos lentes de sol.  Sólo la venganza de Frida contra Diego explica que haya podido tener una relación con un hombre tan incómodo de ver, teniendo a sus pies toda la intelectualidad europea.

Noris vino desde Luperón, trajo su vestido de Frida y sus flores, joyas y maquillaje.  Ella sería la Frida joven, su alter ego, la musa en la que ha basado tantas de sus pinturas.  Y ella lideraría la comparsa donde yo, vestida de Frida, pero con la cabeza de Diego, desfilaría.

Ojalá que todos los escritores y escritoras se sumen a este desfile,  que es literatura concreta.

René, el mejor escultor joven que he conocido en el país, había recreado el rostro de Diego de una manera tan fiel que asusta.  Parece que está vivo, decían quienes se acercaban, y la gente que lo desconocía comentaba: ¡Qué mujer tan fea!

Si el carnaval es un espacio de libertad, el de la Zona Colonial, primero en 126 anos, me ofrecía la oportunidad de reescribir la historia a mi manera, de recomponer las relaciones a mi manera.  Siempre me molestó que se presentara a Frida como modelo de mujer obsesionada con su hombre.  La pasión es asunto de dos o no es, y por lo que sé Frida fue también la pasión de Diego, aunque este argumentara incontinencia sexual para serle infiel con toda mujer que se le acercara en plan de conquista.

Y si el carnaval es un espacio de reivindicación, donde nos reímos, nos burlamos, rehacemos la vida a nuestra imagen y semejanza, entonces la pintora mexicana Frida Kahlo tenía que regresar, y regresar revirtiendo los roles, con Diego Rivera convertido en ella, con sus mantos y aretes, con su cuerpo y con una sola obsesión, el amor de una frágil mujer, la única, que pudo permanecer en su imaginario.

Y de eso se trató nuestra comparsa en el carnaval de la Zona Colonial, y por eso, pasamos semanas diseñando y haciendo el vestuario, presentándole a René el personaje, para que pudiera copiarlo, que por cierto, con escultores como este deberíamos demoler todos los monumentos públicos donde hay bustos de patriotas y permitir que René y otros jóvenes recién graduados, los hagan, porque su busto de Duarte, o el de Don Juan son sublimes representaciones no ya de la imagen, sino de la esencia de esos próceres.

Que sirva este artículo de acción de gracias a Oscar Hungría y a Tati Olmos, por su persistencia en revivir esta tradición en la Zona, que sirva también para agradecer al teatro Guloya por su comparsa juvenil y la alegría con que inundaron el Callejón del Convento.  Que sirva para celebrar a las damas que armaron la comparsa de mujeres campesinas, pocas veces vi a señoras mayores bailar con mayor gracia.  Que sirva para celebrar la comparsa de los caballos blancos, un despliegue de creatividad, y la del salcocho prieto, con sus pollos y plátanos andantes.

Y que sirva para agradecer a Barbarita su disfraz de esclava africana y a Miledy por su maquillaje, y a las vecinas de mi calle que se pusieron falda larga, sombreros y con abanicos trajeron de vuelta a las damas de la zona colonial.

Ojalá que todos los escritores y escritoras se sumen a este desfile,  que es literatura concreta.

Comentarios

Comentarios vía Facebook

Los comentarios en 7dias.com.do están sujetos a moderación. No se aceptan los comentarios que:

  • Contengan afirmaciones, enlaces, nombres o sobrenombres insultantes o contrarios a las leyes dominicanas que penalizan la difamación y la injuria.
  • Hagan acusaciones y no aporten datos comprobables.
  • Exalten la violencia o apoyen o insten a la violación de los derechos humanos.
  • Contengan alusiones discriminatorias por razón de la nacionalidad, sexo, edad, religión, opción sexual, militancia política o discapacidad.
  • Ataquen de manera denigrante a otros comentaristas de la misma información.
  • Contengan vulgaridades.
  • Contengan enlaces a espacios publicitarios, pornográficos o spam.
  • Insulten a nuestros periodistas, articulistas y blogueros.
  • Estén escritos con una ortografía que haga presumir que las faltas fueron cometidas de manera intencional.
  • 7dias.com.do se reserva el derecho de no publicar los comentarios que irrespeten estas normas, que son indicativas pero no limitativas. Nuestro deseo es propiciar el intercambio democrático de ideas en un marco de respeto. Las opiniones vertidas en los comentarios no expresan las del periódico.

Sobre la autora

Poeta, dramaturga y ensayista. Licenciada en Sociología e Historia de América Latina por The City University of New York (Brooklyn College).Ha sido columnista de varios medios escritos. Parte de su producción poética ha sido incluida en Sin otro profeta que su canto (Antología de la poesía femenina dominicana) y en Poemas del exilio y de otras inquietudes /Poems of exile and other concerns (Antología bilingüe de la poesía escrita por dominicanos en los Estados Unidos), ambas preparadas por Daisy Cocco De Filippis. En 1997 obtuvo el Premio Nacional de Teatro con la obra Wishky Sour.